EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Andalucía

¿Por qué no se pueden cobrar los 537 millones de euros de IVA que reclama la Junta?

  • El llamado décimo tercer mes fue calificado de "artimaña" por parte del PP y se extinguió cuando se rechazaron los Presupuestos Generales del Estado de 2019 en el Congreso 

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero. / EFE

El presidente de la Junta, Juanma Moreno, ha declarado este miércoles en Fitur que su Gobierno no permitirá que el Ministerio de Hacienda "robe descaradamente" los 537 millones de euros que debe por el IVA. De ese dinero depende que el Gobierno andaluz incumpla el déficit en 2019, el primer año de mandato del PP y de Ciudadanos. Cuando el consejero de Hacienda, Juan Bravo, confeccionó sus presupuestos andaluces contó con esa cantidad, aunque ya en esos momentos había escasas probabilidades de cobrar. ¿Pero qué es el décimo tercer mes de IVA? ¿Por qué no se puede cobrar ahora?

Comenzó con Montoro. En el año 2017, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, exigió a las grandes empresas una información continua y digital de las cantidades de IVA que iban ingresando. A cambio, les permitió pagar este impuesto el día 30 de cada mes, en vez del 20. Es lo que se llama Suministro de Información Inmediata (SII).

Decalaje. A efectos de caja, y sólo a afectos de caja, el ingreso de diciembre de 2017, que se realizó el día 30, se contó en enero de 2018. 

Montero entra en acción. La nueva ministra de Hacienda, María Jesús Montero, entregó su proyecto de Presupuestos Generales del Estado de 2019 en el Congreso con un regalo para las comunidades autónomas. Habría más dinero, porque la ministra iba a entregar a las comunidades la parte que le correspondía por los ingresos de IVA de diciembre de 2017 (recuerden que rezó como ingreso de enero de 2018).  

A las comunidades le corresponde la mitad de los ingresos del IVA, aunque la totalidad la recaude el Gobierno central. Esto fue una novedad en el último sistema de financiación autonómica. Pero hay algo que es importante para entender este lío: el Gobierno ingresa unas entregas a cuenta a las comunidades en función de lo que estima que se va a recaudar, y dos años después hace cuentas. Es la liquidación. En 2019, en ese Presupuesto de Montero, se liquidaba lo de 2017 y por eso las comunidades iban a contar con más dinero.

Para que nos entendamos, aquello fue un artificio fiscal, tal como se encargó de advertir la Autoridad Fiscal Independiente (Airef) al Gobierno. El PP lo llamó artimaña y criticó este aumento y que Montero hubiese negociado con Bruselas una relajación del objetivo de déficit, que también venía muy bien a las comunidades autónomas.

El Presupuesto no sale. El PP sabía que aquello era un regalo de Montero a las comunidades para que las gobernadas por los populares presionasen a su dirección nacional y votase a favor de los Presupuestos Generales. Pero no hizo efecto. ERC se sumó al bloqueo de PP y de Ciudadanos, el Presupuesto de 2019 no se aprobó y, con ello, no se hicieron esas magníficas entregas. 

Cuando el Gobierno del PP y de Ciudadanos presentó el presupuesto definitivo contaba con ese ingreso del IVA, aunque no había respaldo legal para contar con los 567 millones. Más que inflar los ingresos fue un ejercicio de ilusionismo. La misma Airef ya ha escrito que la Junta puede incumplir el déficit de 2019 por haber hecho esto en sus cuentas.

2019 pasó. Las comunidades autónomas, entre ellas Galicia y Andalucía, son las más combativas para que el Gobierno active un mecanismo y les pague ese dinero, pero ya estamos en 2020, la liquidación de 2017, realizada en 2019, ya está hecha.

La liquidación definitiva de 2017 se comunicó e hizo efectiva el 31 de julio de 2019. No hay respaldo legal, porque no hay Presupuestos Generales, pero si se aprobasen los de 2020, no cabría liquidar lo de 2017. Lo que el PP está pidiendo es un nuevo artificio, o artimaña, para que lleguen esos 537 millones de euros. 

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios