Visitas a Oriol en la cárcel

La ministra de Hacienda se desvincula de Pablo Iglesias

  • "La negociación del Presupuesto de 2019 corresponde a Hacienda, y yo no delego", explica María Jesús Montero en el Foro Joly

La ministra María Jesús Montero. La ministra María Jesús Montero.

La ministra María Jesús Montero. / Juan Carlos Vázquez

Comentarios 9

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha explicado este lunes que su departamento es el único encargado de diseñar y de negociar los Presupuestos Generales del Estado de 2019. "Nosotros no somos responsables de lo que haga el señor Iglesias en la cárcel, como no lo somos cuando Pablo Casado va a Bruselas a hablar mal del Gobierno", ha aclarado la ministra, al ser preguntada por la visita del líder de Podemos a la cárcel para ver a Oriol Junqueras y la comunicación telefónica que mantuvo con el fugado Carles Puigdemont el domingo por la tarde. 

Pablo Iglesias ha iniciado una ronda de contactos con los líderes independentistas para "abrir vías de diálogo", pero él mismo lo ha relacionado con el apoyo de ERC y el PDECat a los Presupuestos de 2019. El malestar en el PSOE y en buena parte del Gobierno es evidente, porque, en efecto, la apariencia es que un fugado y un encarcelado son quienes negocian unos votos a cambio de un mejor trato fiscal. 

Al ser preguntada por si hace un año le cuentan que un pacto presupuestario iba a estar condicionado por el encarcelamiento de un grupo de políticos, no se lo hubiese creído. "Tampoco me lo creo ahora", ha añadido.

Foro Joly

María Jesús Montero ha intervenido en un Foro Joly en Sevilla este lunes que ha sido patrocinado por los Laboratorios Vir. Al ser preguntada por los viajes de Iglesias, la ministra ha querido dejar claro que ella "no delega en nadie" la responsabilidad del Presupuesto y ha aclarado que a sus interlocutores de la Generalitat les ha explicado que "cuando hablas de cuentas públicas, hablas de cuentas públicas, sólo de eso, porque aquí hay división de poderes". 

"He trasladado meridianamente claro a todas las formaciones del Govern que cuando hablemos del interés general, será sobre cuentas públicas, de ninguna cosa más. Si alguien quiere poner sobre la mesa otra reclamación, se la tendrá que llevar de vuelta. Los comentarios del Govern sobre los políticos presos son de cara a la galería, porque aquí no se va a alterar la separación obligatoria de poderes del Estado", ha agregado.

María Jesús Montero fue consejera de Hacienda de la Junta hasta que fue nombrada ministra. Los tres últimos presupuestos andaluces los tuvo que pactar con Ciudadanos, e incluyeron tres rebajas fiscales. Para ella, no hay problemas ahora en negociar con partidos situados a la izquierda. "Yo aprendí a negociar con la izquierda en Andalucía", ha declarado.

Elecciones anticipadas

En el caso de que los Presupuestos de 2019 no se aprobasen, Montero sostiene que será Pedro Sánchez quien deba valorar "si se puede seguir avanzado en políticas de Gobierno con una prórroga y, si no se pudiese, sería él a quien le corresponde convocar elecciones generales".

El Ministerio de Economía ha contestado a la carta de la Comisión Europea en la que se cuestionan algunos elementos del documento que se ha enviado a Bruselas. Según María Jesús Montero, se les aclara que el esfuerzo estructural que España hará en 2019 será del 0,4% del PIB. La Comisión quería un 0,6%, pero Montero da por válido ese 0,4%. 

Otro dato que aporta es que, en 2019, España tendrá un superávit primario positivo. No ocurría desde 2007.

El relato de Montero es que "España no tiene un problema de gasto, sino de ingresos" y que su nueva política fiscal procurará nuevas entradas, con independencia de la marcha de la economía. Y, a su vez, el gasto no sube tanto, de ahí el balance del esfuerzo estructural.

Desafección popular

Tal como ha dibujado las cuentas de 2019, Montero presenta un Presupuesto de corte socialdemócrata, con una expansión del gasto para paliar los efectos que aún quedan de la crisis y que ella coloca en el origen de la desafección de los ciudadanos hacia la política y las instituciones. Los brotes de populismo serían otra de esas consecuencias de la crisis. Su propuesta es que es necesario "reconstruir el contrato social" en el país.

El Presupuesto incluye una subida del salario mínimo hasta los 900 euros, el incremento del dinero destinado a dependencia y una rebaja de la fiscalidad de las pymes. También se recoge un aumento de las pensiones de acuerdo con la subida del IPC.

Ese incremento del gasto se compensa con una subida del IRPF a las rentas mayores de 130.000 euros anuales y con el establecimiento de tipos mínimos para el impuesto de sociedades para grandes compañías, bancos y petroleras. de un 15% para los primeros, y del 18%, para los segundos. 

El impuesto sobre las transacciones financieras se destinará a la Seguridad Social. Montero no descarta otros impuestos para la caja, pero también aboga por sacar de la Seguridad Social algunos gastos que deben ser asumidos por la administración general. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios