La fiebre por el medicamento contra la diabetes que sirve para adelgazar llega a las farmacias andaluzas

La distribuidora Bidafarma avisa de la "escasez" de existencias del Ozempic tras haberse duplicado el consumo respecto al año pasado

Ozempic, los efectos adversos del fármaco para la diabetes que promete adelgazar 10 kilos en tres meses

Imagen de archivo de medicamentos de una farmacia andaluza.
Imagen de archivo de medicamentos de una farmacia andaluza. / José Martínez Asencio
Cristina Valdivieso

14 de noviembre 2022 - 14:27

Se llama Ozempic. Es un fármaco cuyo compuesto principal, la semaglutida, está destinado a tratar la diabetes. Sin embargo, en las últimas semanas se ha convertido en objeto de controversia, ya que se ha vuelto viral en las redes sociales como solución para bajar de peso, incluso para los que no tienen diabetes.

El clamor por el Ozempic, que se vende como una solución líquida que se administra como una inyección bajo la piel, ha causado la escasez del medicamento. Esto ha creado serios problemas para aquellos que realmente necesitan el medicamento prescrito para asegurar que sus cuerpos puedan crear insulina para controlar la diabetes.

Una fiebre que ya se está notando en las farmacias andaluzas según apunta a este diario el director de Relaciones con la Industria y Comunicación de la distribuidora Bidafarma, Ignacio Pérez, quien sostiene que "se trata de un producto de distribución controlada por la escasez del mismo". El nivel de servicio de este fármaco se encuentra "al 12%", según los datos de la cooperativa farmacéutica con sede en Sevilla, lo que quiere decir que "de cien ejemplares que solicitan las oficinas de farmacia, se distribuyen 12", aclara. Es más. El consumo de este fármaco se ha duplicado este año respecto al anterior, por un aumento del 100% de la demanda, como constatan desde Bidafarma.

Sin llegar a hablar de desabastecimiento, "porque eso ocurre cuando el producto no está disponible", Pérez asegura que la distribución de Ozempic está "restringida" en las farmacias andaluzas, donde, asegura "el producto está llegando a cuentagotas". Es más, esa falta de suministro ya ha sido comunicada a la Agencia Española del Medicamento "sin que ésta haya dado fechas para su recuperación", concreta Pérez, lo que podría indicar que este tipo de insulina desapareciera del mercado.

Los profesionales ya advierten de que puede haber "una disponibilidad intermitente" durante el 2023 de seguir en aumento la demanda. Sin embargo, la segunda vida de este fármaco también está generando efectos adversos. Pese a ello, los logros en la báscula que promete, logrando hasta perder 10 kilos en cuestión de tres meses, podrían estar ganando en beneficios a los riesgos derivados más allá de su uso aprobado. Y de ahí su alta demanda.

En cualquier caso, Pérez recuerda que se trata de un fármaco que se distribuye bajo "prescripción médica" por lo que no se trata de un producto que cualquiera pueda adquirir en las farmacias sin receta. "Desconozco las fórmulas de adquisición de aquellos que lo usan más allá del control de la diabetes", apostilla.

El problema no es exclusivo de Andalucía, ni España. En EEUU, donde las prescripciones parecen ser más laxas y este tratamiento ha sido publicitado para adelgazar por las celebrities como Kim Kardashian o Elon Musk ya tiene consecuencias y los diabéticos están teniendo dificultades para acceder al medicamento que control el azúcar en la sangre.

Lo último