Elecciones en Andalucía

La duda en Sevilla será cuánto sube Ciudadanos

  • El PSOE puede beneficiarse de la 'derechización' del partido naranja y del PP y buscará consolidar el voto rural para reforzar el carácter andaluz de su campaña 

Juan Espadas, Verónica Pérez, Fernando Rodríguez Villalobos con otros compañeros socialsitas Juan Espadas, Verónica Pérez, Fernando Rodríguez Villalobos con otros compañeros socialsitas

Juan Espadas, Verónica Pérez, Fernando Rodríguez Villalobos con otros compañeros socialsitas / M.G.

Comentarios 1

Si este adelanto electoral en Andalucía puede beneficiar a alguien en Sevilla es a Ciudadanos. De hecho, los socialistas aspiran a mantenerse y el PP a sobrevivir, pues aún no se ha recuperado del gran batacazo sufrido en la anterior cita. Mientras que el éxito de Adelante Andalucía está en duda en Sevilla y en el resto de provincias donde muchos de IU aseguran que jamás votarían a Podemos, y a la inversa. 

La cuestión, por tanto, está en cuánto subirá Ciudadanos. En las autonómicas de 2015 se proclamó tercera fuerza más votada en muchos municipios metropolitanos. ¿Superará ahora al PP? Todo dependerá de la campaña que tanto el propio Albert Rivera como Inés Arrimadas hagan y está cantado que prácticamente se trasladarán en los próximos meses a Andalucía. Ciudadanos carece prácticamente de estructura en estos momentos en la provincia, y en la capital, donde hay divisiones internas profundas. Así, en unos meses, los grandes beneficiarios de esta cita autonómica serán los candidatos o candidatas a las municipales, que se encontrarán con un camino ya abonado por la marca, la de los líderes nacionales.

Si presentan candidatura, al PP le puede perjudicar bastante Vox. Son muy pocos votos, eso sí, pero todos son arrancados al PP y, por eso, en un escenario debilitado como el que se presenta es clave para arañar escaños. En la anterior cita, el PP autonómico se hundió incluso en fortines de la derecha en la capital, como es el caso de Los Remedios, donde bajaron 20 puntos.

Al PSOE le beneficiarían en Sevilla varias cosas: la derechización del PP y de Ciudadanos. Y el esfuerzo que hará por poner el acento esta campaña en lo andaluz, para distanciarse de la dirección nacional, algo que vendrá muy bien para consolidar el voto rural, que es fuerte y muy estable para los socialistas. El mapa de la provincia es monocolor, incluso en el final del bipartidismo.

En 2015 el PSOE fue la fuerza más votada en el 96,1% de los municipios sevillanos. Un dato demoledor que confirma cómo los socialistas lograron hace tres años ganar terreno a pesar de la fortísima irrupción en la provincia de Podemos, que se proclamó segunda fuerza en los dos grandes municipios: Dos Hermanas y Alcalá de Guadaíra. De hecho, casi en un tercio de los municipios aventajó al PP y a IU. 

La batalla de las listas

Lo cierto es que la lógica, en cuestiones políticas y electorales, puede invertirse con facilidad. Así que, quinielas aparte, la batalla más inmediata se va a librar en la confección de las listas.

En Sevilla el PSOE se encontrará con una difícil papeleta: demasiados nombres para encontrar sitios de salida. A los ya habituales como son Javier Fernández, José Muñoz y Carmelo Gómez, que fueron entre los ocho primeros, Susana Díaz tendría que encontrar hueco para Antonio Ramírez de Arellano, que es consejero y hace un año que milita en el partido) y otro de los titulares del Ejecutivo actual, Miguel Ángel Vázquez.

Y de igualar el resultado, ocho diputados por Sevilla, ya sobraría uno de la lista cremallera. Entre las mujeres hay más hueco y quizás el problema sea encontrar nombres de peso. Y habrá que ver también si Pedro Sánchez quiere colocar, podría, a alguno de sus afines en Andalucía. 

En el PP también se adivina un combate importante en las listas, pues tras la fractura interna, la mitad, dos de los cuatro, Juan Bueno y Alicia Martínez, no congenian con la nueva dirección de Virginia Pérez, que encabezará la candidatura por Sevilla. De seguro, habrá renovación, nuevos aires que quizás pueden venir bien a un grupo con gente ya histórica.   

Adelante Andalucía ya ha empezado a conformar sus listas, a la espera de que sean votadas. Estará Antonio Maíllo por Izquierda Unida. Por Podemos, repetirá la  parlamentaria María García, a la que se suman el secretario de Organización de Podemos Andalucía, Nacho Molina, y la senadora Maribel Mora.

Y por detrás de ellos, el coordinador local de IU en Sevilla, Ismael Sánchez. En puestos que ya no son de salida, Primavera Andaluza o Izquierda Andalucistas también han situado ya algunos nombres, como el de Mar Cambrollé o Pilar Távora.

En la campaña de las elecciones autonómicas todos los líderes nacionales están dispuestos a jugar y, casi en todos los casos, están enfrentados con los líderes andaluces de su partido. Así que la partida está más abierta que nunca y cualquier vuelco es posible. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios