Educación

La Junta propone que el francés deje de ser obligatorio en el Bachillerato

  • Los profesores alertan de que el cambio contradice las directrices de la Unión Europea

Clase de francés en un instituto público. Clase de francés en un instituto público.

Clase de francés en un instituto público. / D. S.

El francés no será obligatorio en el primer curso de Bachillerato. Se trata de otra de las novedades incluidas en el borrador del decreto que regula las enseñanzas medias en Andalucía. La lengua gala pasa, así, a ser optativa, un cambio que ha indignado al colectivo de profesores que enseñan este idioma, quienes consideran que con la supresión merma la formación plurilingüe del alumnado y se crean diferencias de oportunidades entre la educación pública y privada.

La modificación se refiere a la segunda lengua extranjera, que en la mayoría de los institutos públicos es el francés, aunque también hay casos en los que es el inglés, el alemán o el italiano. Hasta ahora era una asignatura obligatoria en el primer curso de Bachillerato –no en el segundo–, aunque no computaba en la calificación para la Selectividad.

Dicha materia fue una de las novedades que la Consejería de Educación –presidida entonces por Luciano Alonso– introdujo en el decreto que regulaba el currículo de Primaria, ESO y Bachillerato para desarrollar la polémica Lomce en Andalucía.

En el nuevo currículo que prepara la consejería dirigida por Javier Imbroda esta materia pasa a ser optativa, por lo que los alumnos podrán elegirla entre análisis musical, anatomía aplicada, dibujo artístico, lenguaje y práctica musical, tecnología industrial, tecnologías de la comunicación y la información y volumen.

Lo que dice la UE

El cambio ha provocado gran malestar en los profesores de francés, ya que consideran que la supresión pone en peligro sus puestos de trabajo. Así lo han expresado en un comunicado enviado por la federación andaluza de asociaciones de profesores de francés, que califica de “retroceso” la eliminación. En este sentido, recuerdan que la Unión Europea fija como “un objetivo irrenunciable” la formación plurilingüe de los estudiantes para ser más “competitivos” en un mercado laboral globalizado.

Miguel González, profesor de francés, incide en que el cambio provocará una situación de desigualdad entre colegios públicos y privados, ya que en los segundos se mantendrán los mismos recursos para impartir un segundo idioma extranjero, algo que resulta difícil en los institutos públicos, donde la plantilla se adaptará al número de matriculaciones de una asignatura optativa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios