Andalucía

Doce meses bajo la tormenta

EN un año, el transcurrido desde el 9 de marzo de 2008 al de mañana, hemos pasado de ciertos entretenimientos de ricos desahogados a preocupaciones de pobres en aprietos. De especular sobre la siempre sugerente sucesión de Manuel Chaves a sumar otros 223.290 parados; del proyecto de una Andalucía de pleno empleo a otra que ya ha llegado a una tasa de paro del 21,7%. El agravamiento de la entonces llamada desaceleración se ha traducido en un deterioro de la imagen de los líderes, que curiosamente afecta tanto a Manuel Chaves como a Javier Arenas. Y es que, por primera vez, los andaluces suspenden a los responsables del Gobierno y de la oposición, si bien Chaves, con un 4,9, sigue superando a su contrincante del PP, con un 4,3, según el último Barómetro Joly Andalucía, el del 28-F.

de sucesión, todos hablan, nada hay. No hay cargo socialista de orden secundario que no siga hablando sobre la posible sucesión de Chaves, les inquieta y les seduce a la vez, pero los principales actores no es que lo nieguen, es que lo argumentan de modo razonado: mientras dure la crisis, el presidente ni se lo plantea.

"Primero, vamos a salir de esto; la única obsesión de Manuel Chaves ahora es cómo luchar contra el desempleo", explicó a este medio Luis Pizarro, el vicesecretario de los socialistas andaluces. El términos parecidos lo hizo el vicepresidente Gaspar Zarrías: "Bueno, ni pensarlo, sería una locura".

Sin embargo, fue el propio presidente quien en plena campaña electoral habló de su sucesión. "Preferiría que fuera una mujer", le dijo a Carles Francino en la Ser. Elegido por sexta vez con 62 años, se llegó a especular con una renuncia en pleno mandato o un relevo en 2012. Algunos de sus posibles sucesores estaban en el nuevo Gobierno: Mar Moreno, consejera de Obras Públicas, fue casi delfina oficial; Francisco Vallejo, consejero de Innovación, sonó bastante en tiempos pasados, e incluso los dos vicepresidentes, José Antonio Griñán y Gaspar Zarrías, podían estar en la lista, aunque el primero de ellos siempre adujo que era de la misma edad que el presidente. El caso es que Mar Moreno dimitió porque entró en la ejecutiva federal del PSOE y algunas de sus actuaciones dejaron bastante insatisfechas a la dirección regional.

Algunos de los federales del entorno de Rodríguez Zapatero siguen apostando por un cambio, aunque el vicesecretario general del PSOE, José Blanco, ya ha transmitido a los andaluces que el qué, el cómo y el cuándo se decidirán en Andalucía. Se lo dijo a los secretarios provinciales y al comité ejecutivo regional en su última visita a Córdoba y a Sevilla.

Sólo una persona situada fuera de su Gobierno, la ministra Magdalena Álvarez, mantiene unos niveles de popularidad aceptables, aunque -eso, sí- sólo entre los votantes socialistas y de IU.

el pecado original. ¿Ocultó el partido en el poder la gravedad de la crisis durante la campaña electoral? Manuel Chaves confiaba en que la economía andaluza volvería a crecer a un ritmo del 3% a finales de 2009, pero hoy no se atisba la salida de la recesión. Chaves mantiene que no sólo él se equivocó, también le ocurrió a los organismos internacionales. En la memoria económica del programa electoral del PP, por ejemplo, se preveía un crecimiento del 3% para 2009 y del 3,6% para 2010.

El vicepresidente económico, José Antonio Griñán, lo explicó así a este medio: "Cuando comenzó la legislatura, el Fondo Monetario Internacional preveía un crecimiento de la economía mundial del 5%, y hoy el conjunto está en recesión". Y sigue: "Sí apreciábamos una desaceleración del sector de la construcción, por eso aprobamos un primer paquete de medidas de 1.403 millones de euros el 19 de febrero, antes de las elecciones".

El 55,8% de los andaluces, según el Barómetro Joly Andalucía, cree sin embargo que el Gobierno de España ocultó la crisis. Rodríguez Zapatero llegó a tachar a los agoreros de "antipatriotas". El pecado original de esta legislatura.

un gobierno de crisis, pero no en crisis. Manuel Chaves diseñó un equipo más preparado para afrontar una crisis que los anteriores. ¿Por qué? Porque, por vez primera, creó una vicepresidencia económica, dirigida por José Antonio Griñán. El vicepresidente Gaspar Zarrías dejó de llevar todos los asuntos del Gobierno, aunque sigue manteniendo bastante poder y figura en el primer puesto del escalafón. "La crisis ha demostrado -explica Zarrías- que este Gobierno tiene un altísimo grado de coordinación entre todos los departamentos, porque cada medida se tiene que consensuar entre muchos, y así llevamos desde el principio".

Griñán, por su parte, se ha rodeado de un equipo de consejerías económicas, a cuyos titulares les tiene bastante aprecio. Son los casos de Luciano Alonso, en Turismo; Antonio Fernández, en Empleo; Espadas, en Vivienda e, incluso, Cinta Castillo, en Medio Ambiente, que si bien no es puramente económica, sí cuenta con bastante dinero para la inversión. De algunos de ellos ha llegado a comentar que es "mejor" que su homólogo en Madrid.

El nivel de notoriedad de los consejeros de Chaves se mantiene bastante bajo. Sin embargo, nadie cree que el presidente vaya a hacer una crisis como sí se espera que ocurra en Madrid.

El desempleo, lo peor. La crisis económica cuenta con una versión andaluza: los problemas de restricción de crédito han coincidido con el estallido de la burbuja inmobiliaria, una explosión sin control del motor de la economía regional. El paro aumentó en 223.290 personas de marzo de 2008 a marzo de 2009, un 42,87%. La media en España, sin embargo, es un poco mayor: 50,38%, siendo el peor caso el de la comunidad valenciana: un 71,42%. El Gobierno cree que se podrá llegar al millón de parados.

José Antonio Griñán es muy cauto cuando se le pregunta por una posible salida de la crisis, pero advierte: "Hasta que no se solucione el problema financiero internacional, no comenzaremos a ver una salida clara, pero veo un serio riesgo de competencia porque países como EEUU y el Reino Unido siguen inyectando capital en sus entidades financieras mientras que en España, porque aquí los bancos y cajas están mejor, salen adelante casi por sí mismos ".

medidas adecuadas de efectos insuficientes . El Gobierno andaluz comenzó a tomar medidas contra la crisis el 19 de febrero de 2008, antes que aceptase su existencia. En aquella ocasión aprobó 1.403,62 millones para medidas de fomento del empleo y de licitación de obras. El 3 de junio aprobó otro paquete de 1.374 millones más 3.650 de ayudas para favorecer la liquidez. Y el 9 de diciembre se puso en marcha el plan Proteja, con 360 millones de euros, para complementar el plan de municipios de Rodríguez Zapatero.

Este último programa es en el que más confía la Junta para paliar la destrucción de empleo. Y es que entre el Proteja y el plan municipal del Gobierno central se han repartido 1.786 millones de euros entre todos los municipios andaluces. Sin embargo, no será hasta la EPA del segundo trimestre o al dato de paro del Inem de mayo cuando se pueda medir la efectividad de las medidas.

Gaspar Zarrías defiende que "no hay ninguna otra comunidad autónoma que haya aprobado tantas medidas contra la crisis como la Junta, ha sido Consejo de Gobierno tras Consejo de Gobierno". Griñán abunda en los mismo: "Reto a quien sea a que indique qué comunidad autónoma ha complementado el plan del Ejecutivo central".

Arenas lidera la oposición. A diferencia de la legislatura pasada, Javier Arenas vuelve a sentarse en el escaño de líder del PP, y eso se nota. Aunque las encuestas no indican que esté sacando provecho del deterioro económico, Arenas es bastante certero en sus objetivos. Un ejemplo: el miércoles se llevó a un triunfante Mariano Rajoy a Dos Hermanas, uno de los grandes bastiones socialistas. Y es que de los nueve diputados de diferencia que le sacó el PSOE el 9-M, cuatro proceden de la provincia de Sevilla, de ahí que Arenas vaya a centrarse ahí hasta las municipales.

con madrid, se sigue en tablas. El Gobierno de España, el "gobierno amigo" como lo llamara Gaspar Zarrías, ha dado algunas alegrías y otros disgustos. Rodríguez Zapatero cumplió con la obligatoriedad estatutaria de invertir en Andalucía una cantidad equivalente al peso de nuestra población en España: el 17,8%, que son 4.410 millones de euros. Sin embargo, no ha sido posible aún ni el acuerdo de deuda histórica ni el de financiación autonómica. El desencuentro de la deuda histórica fue el que más dolió, ya que el Ministerio de Economía ofreció una cantidad inferior a los 1.140 millones que reclama la Junta.

El vicesecretario del PSOE andaluz, Luis Pizarro, se mostró muy seguro de que habrá acuerdo sobre la deuda histórica antes del 20 de marzo (que es el compromiso del Gobierno central). "No es que esté seguro -añadió al respecto Gaspar Zarrías-, es segurísimo". Griñán mantiene que el acuerdo se firmará a mediados de mes. El 15 es domingo, pero se está buscando fecha. Lo que sí prevé Griñán es una avalancha de críticas de las comunidades del PP. Los populares extremeños parecen haberle oído, y ya han reclamado una suerte de deuda histórica para añadir a su Estatuto. Claro, que la andaluza no es un capricho: procede del Estatuto de 1981.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios