19-N. Un antes y un después para el campo almeriense

Crisis en el agro: los agricultores dan la espalda a sindicatos y empresas

  • Pese a tener las mismas reivindicaciones, un gran número de agricultores muestra su desconfianza hacia sus representantes más directos

  • Piden cambios estructurales que erradiquen las grandes fluctuaciones de precios

Agricultores manifiestan su descontento con la situación actual en las calles de la capital. Agricultores manifiestan su descontento con la situación actual en las calles de la capital.

Agricultores manifiestan su descontento con la situación actual en las calles de la capital. / Rafael González (Almería)

Miles de hectáreas, miles de toneladas y miles de almas de agricultores almerienses clamaron en la jornada de ayer por un cambio radical del sector agroalimentario español que tiene en ellos precisamente a su eslabón más débil, ese que soporta las exigencias y caprichos de una estructura comercial donde los mayores perdedores son siempre los mismos.

A lo largo de estos años han sido muchos los que se han quedado por el camino debido a unos costes de producción crecientes y que en ocasiones no llegan ni a sufragarse con la venta de sus frutas y hortalizas. Esta situación ha empeorado durante el último lustro, pero con el inicio de esta nueva campaña, la 2.019-2.020, con unas cotizaciones tan bajas que casi rozan el esperpento, el campo, el agricultor de a pie, ha dicho basta. En torno a 20.000 personas, probablemente el 95% del total pero también muchas otras personas que apoyan su causa, se movilizaron ayer por las calles de Almería capital para denunciar la situación y pedir lo que es de justicia. Esto no solo se remite a que paguen mejor, no, sino que va dirigido a buscar la estabilidad y frenar en desamparo. El mensaje era claro y el destinatario también. Por este orden: Bruselas, el Gobierno de España y el Gobierno regional, son para todos estos trabajadores los responsables principales de haber dejado de lado al sector.

Joaquín López 'Bernabé', presidente de Unión de Agricultores Independientes. Joaquín López 'Bernabé', presidente de Unión de Agricultores Independientes.

Joaquín López 'Bernabé', presidente de Unión de Agricultores Independientes.

Sin embargo, también apuntan dentro, y en la manifestación de ayer mostraron su descontento contra los propios convocantes de la cita: organizaciones agrarias y la propia comercialización (Coag, Asaja, UPA, Coexphal y Ecohal).

Esa decepción fue ayer patente. Los agricultores mostraron su desafección con estos actores intentando boicotear la fase final de la manifestación, en la que se iba a desarrollar la lectura de un manifiesto obra de los organizadores. En ese momento, miles de ellos dieron la espalda ante la lectura y comenzaron a marcharse Paseo de Almería arriba.

Un momento en el que, después de más de tres horas de marcha pacífica y cívica, se vivieron algunos minutos de tensión, donde se alzaron algunas voces por parte de los productores criticando lo que consideran la inoperancia de sindicatos y empresas. La mayor parte de los participantes de ayer fueron movilizados por ‘Unión de Agricultores Independientes’, la asociación creada hace apenas quince días fruto de los movimientos que se iniciaron contra la situación que vive el campo el pasado 22 de octubre, día en el que un importante grupo de ellos y en la zona del Poniente Almeriense puso en jaque a la comercialización y la instaron a cerrar la entrada de género para hacer presión a la gran distribución. Hoy, esa asociación está presidida Joaquín López ‘Bernabé’, un joven agricultor que se convirtió en el impulsor de este movimiento inédito en el después de subir un vídeo en el que se negaba a cortar su género y se hizo viral.

Este grupo organizado quiso secundar la movilización y paro de ayer con los organizadores, puesto que el fondo y los objetivos son los mismos. Sin embargo, entienden que la manera de operar para conseguirlos no les une. Por ello, y además de las denuncias hacia los convocantes en el último tramo de manifestación, quisieron diferenciarse de ellos con camisetas negras en señal de luto por la situación que viven.

Es más, para hoy han avisado de que se niegan a comercializar por segundo día consecutivo, algo que la comercialización no apoya, y durante toda la jornada se esperan piquetes en vías de acceso a almacenes para impedir cualquier entrada de producto. Sin duda, lo vivido ayer en la capital, puede ser un antes y un después para el devenir a corto y medio plazo de todo el campo almeriense. Primero porque es la primera vez que sindicatos y empresas se unen; y segundo porque los agricultores se han decidido a no dejar pasar este tren.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios