Crimen de Laura Luelmo

La juez rechaza de plano la petición de libertad de Bernardo Montoya

  • La instructora recalca que la confesión es válida porque existe un acta

  • Elvira Mora afirma que los "indicios objetivos sobre su participación son abundantes"

Bernardo Montoya cuando compareció ante la juez de Valverde poco después de ser detenido. Bernardo Montoya cuando compareció ante la juez de Valverde poco después de ser detenido.

Bernardo Montoya cuando compareció ante la juez de Valverde poco después de ser detenido. / Alberto Domínguez (Valverde)

La titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 1 de Valverde del Camino, Elvira Mora, ha rechazado la petición de libertad provisional planteada por la defensa del principal investigado por el asesinato de Laura Luelmo, Bernardo Montoya. En un auto dictado el día 21 de mayo (contra el que cabe recurso), la instructora deniega la solicitud planteada por el abogado del investigado y mantiene la medida cautelar de prisión provisional que fue adoptada el 22 de diciembre por los delitos de detención ilegal, agresión sexual y asesinato.

La defensa cuestionaba la validez de la confesión que Montoya realizó aquel día, puesto que (como adelantó en primicia Huelva Información) no se grabó el audio, pero la juez asevera que el acto de la declaración "está válidamente documentado en soporte escrito", no constituyendo una transcripción del contenido audiovisual sino una redacción por escrito efectuada "en el mismo momento en el que el investigado declaraba que quedó convenientemente unida a la causa el mismo día de su práctica", estando así revestida de fe pública judicial.

El abogado de Montoya, Miguel Rivera, también planteaba en su petición de libertad la vulneración del derecho de defensa de su patrocinado, punto en el que la instructora señala que "se ha salvaguardado su derecho de defensa", ya que, en su comparecencia, fue instruido de los hechos por los que comparecía y de los derechos que le asistían en presencia de su letrado, "firmando de su puño y letra dicha información de hechos y lectura de derechos".

La juez considera que, en este momento de la investigación, "siguen concurriendo las mismas circunstancias para mantener" la medida de prisión preventiva del encausado, "pues aunque haya variado su declaración y niegue la perpetración de los hechos, atribuyendo los mismos a su expareja, los indicios objetivos sobre su participación son abundantes".

A juicio de Mora, contra el investigado "no solo siguen persistiendo los datos objetivos" recogidos en el auto donde se ordenó su ingreso en prisión, "sino que existen otros indicios obtenidos de las diligencias instructoras practicadas con posterioridad que vienen a robustecer aquellos indicios".

La defensa había solicitado además que le fueran devueltas sus gafas graduadas, localizadas en su coche. Sobre este asunto la juez acuerda oficiar a la Policía Judicial de la Guardia Civil de Huelva, encargada de la investigación, a fin de que informe acerca de si sobre estas gafas "se ha practicado la pericia oportuna o deben practicar alguna otra que dificulte o impida dicha devolución". El coche se encuentra depositado en la Comandancia onubense.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios