La Voz Invitada

Cerdo ibérico: Todos confundidos con la Norma de Calidad

  • El autor afirma que sólo el 8% de los jamones comercializados son Ibéricos Puros de Bellota

Precintos según la Norma de Calidad. Precintos según la Norma de Calidad.

Precintos según la Norma de Calidad.

España tiene muchos y muy buenos jamones…, tanto Serranos como Ibéricos. Por tanto, todos tenemos que hacer un gran esfuerzo por clarificar el mercado y facilitar la compra al consumidor, protegiéndolo de cualquier posible engaño o confusión a la hora de tomar la decisión de comprar.

En este sentido, hay que recordar que la denominación genérica de Jamón Serrano forma parte de la historia de España, y que el Jamón Ibérico ha sido denominado Serrano hasta hace varias décadas. De hecho, las denominaciones actuales del Jamón Serrano están registradas facultativamente en el RD 474/2014, y las denominaciones que hoy recibe el jamón Ibérico están descritas en el RD 4/2014.

España es el primer país productor de jamones curados del mundo. Producimos tantos que los consumidores no tienen muy claro qué tipo o clase de jamón están comprando cuando tienen que elegir uno en el mercado; y esto, que puede parecer que es una ventaja desde el punto de vista de la producción, deja de serlo desde el punto de vista del ciudadano, cuando, a la hora de hacer la compra, la oferta no está suficientemente clarificada porque se solapan los conceptos o se usan vocablos que tienden a la confusión.

Decimos esto porque es conocido que desde la Fundación Savia seguimos con mucha atención todo el movimiento mediático que se genera, desgraciadamente, no favorable para nosotros, desde hace mucho tiempo alrededor de los jamones procedentes del cerdo ibérico y las denuncias por posibles fraudes que se generan en la comercialización de éstos.

“El proceso productivo dehesa-cerdo ibérico se encuentra en una situación muy peligrosa”

En este contexto de necesidad de clarificar el mercado y de proteger al consumidor, queremos aprovechar la oportunidad para analizar el lapsus, error o equivocación que tuvo el señor presidente del Gobierno, en funciones, el pasado día 3 de octubre en la Inauguración de la Feria de Zafra, cuando dijo Jamón Serrano en lugar de Jamón Ibérico, y que algunos han aprovechado para “llevar el agua a su molino” e ironizar jocosamente sobre dicha equivocación, sin percatarse de que este error puede ocurrirle a cualquier ciudadano, ya que esto solo es el reflejo de la confusión que existe en el mercado sobre la comercialización del jamón.

Por eso, lo más interesante que hemos leído sobre este tema, que ha trascendido nuestras fronteras, ha sido un comentario aparecido en las redes sociales hecho por un Profesor de Universidad que dice: “Nuestro Presidente es un perfecto representante de la confusión de los consumidores españoles con el Jamón Ibérico”.

Esto es lo que realmente interesa y, según nuestra opinión, es lo que nos debía hacer reflexionar sobre la vaguedad o falta de precisión con la que estamos construyendo un castillo de naipes que puede dar al traste con uno de los mejores manjares del mundo, nuestro Jamón Ibérico Puro de Bellota (Patrimonio Nacional), producido en la Dehesa, y único tipo de jamón que nadie nunca nos va a poder copiar, para orgullo nuestro y de la Marca España.

Los demás tipos de jamones que tenemos en el mercado, llamados serranos o ibéricos, ni todos se deberían llamar Serranos, ni todos se deberían llamar Ibéricos; y lo que es mucho peor, pueden ser replicados en otros países o lugares del mundo.

Hecho que debemos tener siempre presente si queremos trabajar con vistas al futuro, y dejémonos de oportunistas, olvidándonos un poco de los resultados favorables previstos a corto plazo. Hay que acordarse del refrán: pan para hoy, hambre para mañana.

Terminamos insistiendo una vez más sobre la necesidad imperiosa que existe, desde nuestro punto de vista, de diferenciar el Jamón Ibérico Puro de Bellota (producido en la Dehesa) del maremágnum confuso en el que se encuentra dentro de la normativa legal vigente, en la que tiene mucho que perder y poco que ganar, pues solo representa alrededor del 8% de todos los jamones Ibéricos que se comercializan en España.

Esta decisión sería un gran aldabonazo con vistas al futuro, pues significaría dar seguridad a un proceso productivo Dehesa-Cerdo Ibérico, que en la actualidad se encuentra en una situación muy vulnerable, volátil y peligrosa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios