La Voz Invitada

Las cooperativas agroalimentarias como motor del territorio

  • ¿Qué es la contabilidad social? Covap ha sido la primera cooperativa en analizar su aportación a la sociedad con este sistema

Trabajadora de los servicios técnicos de Covap. Trabajadora de los servicios técnicos de Covap.

Trabajadora de los servicios técnicos de Covap.

La contabilidad social es un proceso sistemático para expresar en unidades monetarias el valor generado por una organización a los diferentes grupos de interés de la misma, incorporando de forma simultánea las transferencias de mercado, de no mercado y las emocionales.

Supone una ampliación de la contabilidad económico-financiera en dos dimensiones. De una parte, en la incorporación de una perspectiva multi stakeholder (o lo que es lo mismo, de las múltiples partes interesadas).

Desde ésta, el valor no se identifica con el beneficio, sino con las transferencias realizadas a todos los grupos de interés; por ejemplo, el coste laboral (neto) es valor transferido a las personas trabajadoras, por lo tanto, no resta, sino que suma.

De otra, se amplía el concepto de valor e incorpora todas las transferencias (mercado, no mercado y emocional), independientemente de que tengan como contrapartida un precio, condición necesaria para ser recogidas en la contabilidad económico-financiera.

La contabilidad social es una ampliación de la contabilidad económico-financiera. La sociedad, de forma universal, nos hemos dotado de un sistema de información bastante complejo y completo -la contabilidad- para una cuestión meramente instrumental como es la gestión económico-financiera de una organización.

Sin embargo, para la cuestión finalista, que es la aportación de valor por parte de estas organizaciones a la sociedad, no contamos con ningún instrumento similar ni parecido. Ya va siendo hora de que los ciudadanos podamos comprender no sólo si una organización o empresa funciona bien o mal desde la perspectiva económica -lo que no nos interesa excesivamente-, sino si aporta o detrae valor para la sociedad en la que se inscribe, lo cual nos importa a todos como ciudadanos.

Aportación

Entre sus utilidades, la contabilidad social nos permite conocer mejor como una organización genera y transfiere valor, nos aporta transparencia y nos permite analizar la forma de actuar de una entidad a través del tiempo o respecto a otras organizaciones del sector (el conocido benchmarking).

Asimismo, una empresa puede mejorar su estrategia y facilitar el empoderamiento de los agentes implicados, el denominado Organizational Citizenship Behavior (OCB), principalmente el de las personas trabajadoras.

Igualmente, la contabilidad social nos ayudará a medir el impacto territorial, la aportación a la economía social, el equilibrio en la distribución de género o la aportación a cada uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU, entre otras. Todas estas utilidades pueden contribuir a la competitividad de las entidades cooperativas del ámbito agroalimentario y favorecen el incremento en la generación de valor para el conjunto de la sociedad.

”Es hora de comprender si una empresa aporta valor a la sociedad”

Si bien es cierto que la contabilidad social puede utilizarse en cualquier sector y tipología de organización, lo cierto es que resulta más sencillo cuando el sector en cuestión funciona en un porcentaje amplio con mecanismos de mercado y se dispone de amplia información del mismo. Resulta especialmente interesante para entidades que realizan transferencias de no mercado, como son las empresas de economía social o la administración pública, ya que estas se visualizan muy mal a través de los sistemas de contabilidad clásicos. En la medida en la que se han realizado experiencias previas en un sector, resulta más fácil la incorporación en otras empresas u organizaciones de la misma actividad.

Desde GEAccounting, una agrupación de interés económico sin ánimo de lucro, compuesta por diversas universidades, entidades prescriptoras, consultorías y organizaciones pioneras llevamos ya diez años trabajando en la investigación y promoción de la contabilidad social; y casi un lustro trabajando en el ámbito de las cooperativas agroalimentarias, donde ya se cuenta con una amplia experiencia.

. .

.

Una de las organizaciones que ha entendido la importancia de plasmar el valor social ha sido Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía, quien se ha iniciado en el ámbito de la contabilidad social a través del proyecto “Asesoramiento, orientación, consultoría, tutorización y asistencia técnica para valorizar el cooperativismo agroalimentario andaluz como factor de competitividad”. La iniciativa está financiada por la Consejería de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo de la Junta de Andalucía a través de la línea 4 de impulso a la Innovación y Competitividad Empresarial de la Economía Social del Programa de Apoyo a la Promoción y el Desarrollo de la Economía Social para el Empleo.

La finalidad de este proyecto es transferir a Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía el conocimiento suficiente para que la federación pueda actuar como dinamizadora de la implantación de la contabilidad social entre sus más de 650 entidades asociadas.

Para ello nos hemos valido del proceso ARTE (Action Research Training Experience) que aúna la formación presencial con experiencia práctica del proceso en alguna entidad de referencia. En esta primera toma de contacto se ha contado con la colaboración de Covap, ya que es una de las cooperativas agroalimentarias más significativas de Andalucía, así como de España.

“El coste laboral es valor transferido, por lo que no resta, sino que suma”

El proceso se divide en seis pasos. El primero consiste en calcular el valor generado y distribuido a través del mercado a partir de los datos contables. Después se elabora un mapa de los grupos de interés a los cuales se les transfiere valor, los conocidos como skateholders. Seguidamente se inicia un diálogo con estos grupos para detallar los mecanismos de transferencia.

El cuarto paso es el punto angular del proceso, ya que es el momento en el que se identifica la matriz de variables de valor y permite finalizar la contabilidad social de la entidad. Posteriormente, se monetizan los resultados (outputs) generados para cada variable mediante un proceso de valor razonable. Por último, se realizan los cálculos del valor generado, los análisis de ratios y los gráficos.

Una vez ponderada la experiencia de Covap, el equipo seguirá trabajando para trasladar los beneficios de la contabilidad social en el modelo cooperativo agroalimentario a todo el territorio andaluz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios