baena

La Guardia Civil detiene a un hombre de 47 años por el crimen del anciano

  • El arrestado está acusado de homicidio y el robo se baraja como principal hipótesis del móvil de la muerte

  • La autopsia desvela que falleció por un fuerte golpe en la cabeza

Los agentes custodian la vivienda del octogenario, en la calle Palomarejo Bajo. Los agentes custodian la vivienda del octogenario, en la calle Palomarejo Bajo.

Los agentes custodian la vivienda del octogenario, en la calle Palomarejo Bajo. / s. núñez

La Guardia Civil ha detenido a un vecino de Baena de 47 años como presunto autor de la muerte del anciano de la calle Palomarejo el pasado domingo. Fuentes próximas a la investigación informaron ayer de que al individuo se le acusa de un presunto delito de homicidio. El juez ha decretado el secreto de sumario, tal y como había solicitado la Fiscalía Provincial de Córdoba.

El suceso se destapó el domingo sobre las 11:50, después de que la persona que le llevaba la comida a la víctima llamara a la Policía Local, ya que el fallecido no le abría la puerta del domicilio, que se encontraba medio abierta. Los sanitarios certificaron la muerte del varón y sobre las 18:00 el juez ordenó el levantamiento del cadáver, que fue trasladado al Instituto de Medicina Legal de Córdoba, donde se le realizó la autopsia.

El informe preliminar determinó que la víctima murió debido a un golpe en la cabeza. La causa de la muerte, en concreto, fue una "parálisis de centros vitales nerviosos por hemorragia endocraneal debido a un traumatismo craneofacial y encefálico". El subdelegado del Gobierno en Córdoba, Juan José Primo Jurado, lamentó el lunes el "terrible" y "trágico" suceso y confirmó que el fallecido, octogenario, vivía solo. Primo Jurado confió en la labor de los agentes de la Guardia Civil, que ayer procedieron a la detención del sospechoso. El móvil del crimen podría ser un robo, aunque fuentes oficiales no confirmaron este extremo.

La víctima, que era viudo y no tenía hijos, vivía en el número 6 de la calle Palomarejo de la localidad, en la zona antigua del casco urbano. Era conocido en el barrio y también muy querido, según relataron los vecinos. Fuentes próximas al caso informaron de que en los últimos meses la víctima había acudido al puesto de la Guardia Civil del municipio de la Campiña Este para denunciar el hurto de pequeñas cantidades de dinero, pues solía dejar la puerta abierta de su domicilio. El robo, de hecho, constituye la principal línea de investigación para los agentes.

Se trata del segundo suceso violento en una semana en la provincia. El domingo 15 de abril dos personas aparecieron muertas en el interior de un vehículo aparcado en un garaje en Priego de Córdoba. La autopsia concluyó que los dos hombres murieron a causa de heridas por arma blanca. Según la investigación, mantenían una relación de pareja y uno de ellos habría matado al otro y posteriormente se suicidó.

En abril de 2015, hace ahora tres años, Baena fue escenario de un suceso similar al de la calle Palomarejo. En aquella ocasión, la víctima fue una mujer viuda de 83 años cuyo cadáver fue hallado en el interior de su domicilio con evidentes signos de violencia. El cuerpo sin vida de la mujer fue descubierto por uno de sus hijos, cuando al igual que cada día se acercó hasta la vivienda de su madre para hacerle una visita rutinaria y llevarle la comida para el día siguiente. Al entrar el hijo al domicilio, le extrañó que hubiese una cortina tirada en el suelo en la entrada de la casa y, al avanzar unos pasos, descubrió a la mujer tendida en el suelo en una imagen aterradora: tenía las manos atadas y la boca amordazada. El rostro, además, estaba cubierto por un cojín. La investigación, que se prolongó durante un año, permitió considerar el robo como móvil del crimen, ya que el autor sustrajo un teléfono móvil y tenía preparado para llevarse varias piezas de relojería cuando fue sorprendido al llamar alguien a la puerta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios