Mora y Neuman reivindican a Eduardo García como poeta "valiente y completo"

  • Amigos, familiares y el mundo de la cultura cordobesa rinden homenaje al autor, fallecido el pasado año, en la presentación del volumen 'La lluvia en el desierto. Poesía completa'

Rafaela Valenzuela, ayer, rodeada de amigos, en la presentación del volumen. Rafaela Valenzuela, ayer, rodeada de amigos, en la presentación del volumen.

Rafaela Valenzuela, ayer, rodeada de amigos, en la presentación del volumen. / fotos: barrionuevo

La cultura cordobesa se volcó ayer con la presentación de La lluvia en el desierto. Poesía completa (Colección Vandalia de la Fundación José Manuel Lara), que reúne la obra poética y dos libros inéditos de Eduardo García, un clásico actual con una "obra singular y única", como destacaron Vicente Luis Mora y Andrés Neuman, autores del epílogo y el prólogo respectivamente. Amigos, seguidores y familiares se reunieron para recordar y homenajear al poeta, fallecido el pasado año, y llenaron la caseta de presentaciones de la Feria del Libro de anécdotas, alabanzas y recuerdos.

Federico Abad, que se ha encargado junto a Rafaela Valenzuela (viuda de Eduardo) de la edición, destacó en la presentación que con esto "se cierra el círculo" ya que a comienzos de los años 90 participaba en las reuniones poéticas del aula de la Posada el Potro. "Para mí es muy emocionante haberme encargado de La lluvia en el desierto. Era mi obligación porque llegó un momento, no sé si porque Rafi y yo éramos amigos desde la adolescencia, en el que Eduardo y yo nos adoptamos como hermanos", manifestó Abad. La relación fue "tan estrecha que esto me causa mucho dolor pero también mucho orgullo", apuntó.

El autor de 'La vida nueva' "no se parecía a nadie como poeta ni como persona"

Así, resaltó que en su prólogo Neuman dice que en Duermevela (la última obra que Eduardo García publicó en vida) hay "una especia de duros presagios, como el augurio de una desaparición". A pesar de ello, "en el último periodo de su vida me dejó pasmado por la tranquilidad y valentía con las que afrontó la enfermedad".

Por su parte, Neuman expresó que escribir el prólogo de esta obra ha sido un "durísimo y honroso honor", y leyó algunos fragmentos en los que recuerda un viaje en coche en un día lluvioso en el que conducía Eduardo, cuyos reflejos salvaron a los ocupantes de tener un accidente.

También indicó cómo el autor, con el tiempo, fue recuperando su memoria de Brasil, su tierra natal, y su "rescate del idioma portugués" y su "acento paulista" después de 40 años usando el español. Esa combinación de patria lejana y lengua perdida llevó a Eduardo hasta el recuerdo de su madre.

Neuman señaló que este volumen editado por la Fundación Lara no sólo es importante porque contiene toda la poesía publicada en vida por el autor de La vida nueva, sino porque también asoma al lector a su corpus. Así, La lluvia en el desierto está formado por dos medios libros que conforman uno solo. El primer medio, de 2011, es "de surrealismo poético", mientras que el segundo medio es "estremecedor" ya que lo escribió "robándole horas a la existencia". En todos ellos "hay poesía de valor", puntualizó Neuman. Tras esto y para acabar su intervención, leyó los poemas Hospital, Muñeco de trapo y Bailando con la muerte, "un poema que retrata a Eduardo entero" y "casi oscuramente divertido".

Por su parte, Vicente Luis Mora indicó que participar en este libro para él es "toda una felicidad y orgullo" y destacó el carácter integrador de Eduardo, que "consiguió reunir a toda la poesía cordobesa" y "limar asperezas", lo que se reflejó ayer en la presentación. Además, aseveró que este libro es un ejemplo de cómo se debe editar y al que va a "defender como si fuera mío" porque lleva en su interior una de las poesías más valientes y completas de la actualidad. "Incluye la mejor poesía que prácticamente se puede obtener hoy en día", puntualizó. En ese sentido, resaltó la "obra singular y única" de Eduardo, que "como poeta y como persona no se parecía a nadie". "Era profesor a veces y maestro siempre", concluyó Vicente Luis Mora.

En representación de la Fundación Lara, Ana Gavín dijo que es un "honor tener a Eduardo García presente con su obra completa". Dada la gran afluencia de público que hubo en el acto, "me he dado cuenta de cómo se le admiraba y eso es muy gratificante", apuntó.

Poetas, editores, personas ligadas a la cultura cordobesa y una gran representación de la Delegación de Cultura del Ayuntamiento -encabezada por su delegado, David Luque- arroparon a la familia de Eduardo García en este acto que concluyó con la lectura de unos poemas a cargo del poeta y periodista Roberto Loya.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios