alejandro gonzález muñoz. presidente del córdoba cf

"Nos moveremos en torno a los 12 millones y gastaremos el 50%"

  • Con una promesa que engloba "silencio, trabajo y esfuerzo", el dirigente blanquiverde tiene el deseo de "hacer dos o tres operaciones rápidas" que sitúen al club pronto en el mercado

Alejandro González posa para los medio gráfico de El Día Alejandro González posa para los medio gráfico de El Día

Alejandro González posa para los medio gráfico de El Día / José Martínez

Tras mostrar sus credenciales en el ámbito social para conseguir que el cordobesismo les tome "en serio", Alejandro Carlos González Muñoz desgrana las claves del proyecto para la temporada 17-18, ya inmersa en un mercado que "va a ser un desmadre" por las cantidades que empiezan a manejarse. Aún así, en ese panorama, el presidente piensa que la mayoría "está expectante" a lo que haga el Córdoba: "Vamos a ir a por los jugadores que entendemos que tenemos que ir", sabiendo que "los principales hay que pagarlos", aunque sin "volvernos locos". Y es que el objetivo es poner en manos de un Luis Carrión que "es un proyecto que está culminando" un equipo competitivo al máximo, algo posible porque la situación económica es muy positiva.

-El próximo mes acometerán el último pago del Concurso de Acreedores y quedará sólo por abonar una partida de 500.000 euros en cinco plazos. Ese aspecto está más que encaminado.

-La idea es pagar este último plazo, aunque al no cumplir objetivos deportivos nos lastra porque ganamos menos dinero. En la 17-18 pagaremos este plazo de la fase ordinaria y, siempre que financieramente sea una buena opción para el club, renegociaremos para liquidar los 500.000 restantes. Estamos acostumbrados a pagar un millón al año, así que sólo sería la mitad.

-¿Sigue abierta la posibilidad de repetir un reparto de dividendos siempre que la situación económica de la entidad lo permita?

-Siempre está abierta. Pero en nuestro orden de preferencia está primero la satisfacción de deudas y obligaciones, luego el proyecto deportivo y de lo que sobra, se invierte parte en el club, estudiando inversiones, y se pueden repartir dividendos. Ese es el concepto del club, seríamos los últimos en recibir dinero. No sé ni cuánto va a ser, ni si se va a hacer, pero si financieramente se puede... Pero no vamos a poner en riesgo la viabilidad del club por 500.000 euros teniendo en cuenta que vale mucho más.

-En el balance del curso pasado centró los fallos en el apartado deportivo, antes dirigido por Emilio Vega. Muchos de los primeros movimientos para el futuro que ya ha dado el club (renovaciones de Markovic y Alfaro, y promoción de Javi Galán, Esteve y Marc Vito) vienen de operaciones realizadas directamente por él y su equipo.

-Emilio está en un proyecto distinto ahora -en el Huesca- y yo no le quiero echar la culpa de lo que ha pasado. Esto es un error de todos y no pretendo poner el foco en ellos porque no se lo merecen. Han hecho cosas bien, por supuesto.

-Quizás en ese fracaso tuviera algo que ver también la poca inversión en la plantilla, que fue sólo de un 25% del presupuesto.

-Nosotros consumimos prácticamente todo el límite salarial. Es verdad que había una partida que no se usó por decisión de la secretaría técnica que había en ese momento. Había dinero para fichar, de hecho se hizo alguna propuesta de traspaso en enero, por encima del millón de euros al Alcorcón por David Rodríguez. No es que nos quedara ese dinero, pero sí nos quedamos con crédito en el límite, aunque se entendía que no había que incorporar más jugadores. Nosotros nos gastamos lo que se gastó el 80% de la Liga. Si eso significa que es un 25% de nuestro presupuesto, lo único que habla bien es del Córdoba porque tenemos más ingresos que el resto. Pero si la LFP no me destina más dinero de esos ingresos a la plantilla, poco puedo hacer. Yo puedo facturar 100 millones, pero si la Liga entiende que no me puedo gastar más de dos y medio, no puedo pasar de ahí.

-Lo mismo hay que replantearse la estructura del gasto.

-Este año ese argumento se ha revertido, porque vamos a gastarnos el 50%, que es lo que se gasta todo el mundo. Es una cuestión de estructuras de ingresos, pero lo importante no es el porcentaje del gasto, si no la cantidad, que es igual que la del 80% de los clubes de la competición. Nosotros para este año tenemos un proyecto de cantera que encarece el fútbol base, que podríamos gastarlo en futbolistas, pero elegimos la opción de tener seis o siete canteranos que en su primer año tendrán el mínimo interprofesional. Eso nos permite, primero, tener un producto de la casa hecho; y luego, redistribuir la masa salarial, con jugadores que en sus primeros años de profesionales tienen contratos más baratos, para disponer de más dinero a la hora de hacer grandes inversiones. Este año va a ser un desmadre, porque los delanteros de primer nivel están en 400.000 y 600.000 euros. Para llegar a ese tipo de cantidades tenemos que redistribuir la masa salarial de la plantilla. Además, el producto que subimos es de calidad, no para hacer bulto. Javi Galán, por ejemplo, es un jugador que va a ser referencia. Ese es el planteamiento, pero nos gastamos lo mismo que el resto.

-Los errores del verano se corrigieron en gran parte en invierno: tres fichajes y tres aciertos que resultaron básicos.

-El mercado de fichajes de invierno fue un éxito, por eso no vale culpar a alguien en concreto. El club era el mismo en enero que en junio. Los errores no se pueden achacar a factores exógenos y los aciertos asumirlos como propios. Creo que esa dirección deportiva hizo cosas bien, igual que hizo otras mal. En invierno se hicieron bien, igual que creemos que no se hicieron bien en cuanto a planificación en verano. Pero nunca me voy a quejar de lo que se hizo en invierno, en todo caso me puede parecer escaso, pero eso es otro debate. Pero bueno, el equipo en invierno se trabajó bien.

-Osasuna ha anunciado ya un presupuesto de 23 millones. ¿Puede llegar el Córdoba ahí?

-Son cifras factibles en la categoría. La ayuda al descenso de estos equipos que descienden va a ser mucho más alta de la que recibimos nosotros -el CCF ingresó 7,3 millones-, por estar menos tiempo en Primera; como en los derechos televisivos, que recibimos menos que nadie por quedar últimos. Pero estos equipos también tienen deudas y, aunque ellos deberían encabezar la competición, sobre todo el Granada que va a ser el Levante de este año, también tienen más obligaciones de pago. Nosotros a eso está claro que no podemos llegar, nos moveremos en torno a los 12 millones. De todas formas, nuestro proyecto deportivo es totalmente viable, compatible con nuestro objetivo, porque luego la ayuda al descenso también supone tener mayores obligaciones de pago.

-¿Ha habido algún descuadre en el presupuesto de este año?

-No, las cuentas salen con un beneficio de cuatro millones de euros.

-¿Cuánto irá a plantilla de esos 12 millones de presupuesto?

-Lo que nos deje gastar la Liga. El porcentaje destinado será similar al de la media. Vamos a estar en línea con el resto de clubes.

-¿Hay capacidad para pagar algún traspaso?

-Se puede hacer. Nosotros tenemos derechos de cobro pendientes por Florin y Fidel. Igual que otros lo hacen, nosotros lo podemos hacer.

-El curso pasado el jugador más caro de la plantilla era Rodri con 220.000 euros, este año el punta se valora en torno al medio millón. ¿Ha cambiado el mercado?

-Igual que trajimos a Rodri, también intentamos pagar por Roger (Levante) y tenía un salario estratosférico. Se trajo lo que Emilio quiso, dentro de lo que quedó en el mercado, es cierto; intentamos Roger, David (Rodríguez) estaba enquistado... Pero cuando se fueron los primeros espadas se buscaron alternativas de otro perfil. Lo que tiene que entender la gente es que cuanto más dinero hay por ingresos de televisión, más inflación hay. Los jugadores saben que hay más dinero y eso influye.

-¿Qué posición tiene el Córdoba en el mercado?

-Hemos hablado con varios jugadores importantes y el feeling es muy positivo. Creo que el mercado está expectante a ver lo que hace el Córdoba. Nos hemos sentado con los jugadores más importantes de la categoría de manera directa y el feeling es positivo. El Córdoba se ve fuera mucho mejor de lo que se ve aquí o a lo mejor es que este año especialmente la gente quiere venir. Luego habrá que ver si se puede.

-¿Existe cierta premura por confirmar fichajes que refuercen el proyecto de cara a la afición?

-Nosotros vamos a ir a por los jugadores que entendemos que tenemos que ir. Si no sale, no nos vamos a poner nerviosos ni nos vamos a volver locos ofreciendo disparates para firmar jugadores. Es cierto que es preferible el mercado nacional porque es el que conoce la categoría y reduces riesgos, pero en la Segunda División ya se está hablando de cantidades que te dan acceso a otros mercados con jugadores espectaculares. Eso sí, los jugadores principales hay que pagarlos y vamos a intentarlo. Queremos hacer que coincida, pero si no podemos, lanzaremos lo que tengamos y la gente tendrá que entender que el mercado tiene sus tiempos. Pero nosotros queremos hacer dos o tres operaciones rápidas, importantes, para lanzar un mensaje con un efecto de atracción.

-Dejemos a un lado los fichajes. Hábleme de renovaciones. Asegurada la de Aguza, ¿habrá el mismo final con Javi Lara?

-Es un chico que ha hecho media temporada espectacular, que es de Córdoba y que queremos mucho. Hemos hablado, pero no todo es tan sencillo. Estamos trabajando en las renovaciones. La idea es culminar esta primera fase, luego darle su espacio a la gente que sube del filial y luego hablar de las altas.

-¿Y Bíttolo?

-Es un chico que nos gusta.

-Y de altas, a bajas. Si llega gente tendrá que haber salidas.

-Hay gente con contrato con los que tenemos que hablar. Hay que negociar algunas salidas.

-Al final de temporada hubo un par de jugadores habituales que dejaron de participar. ¿Hubo injerencias desde arriba para saltar cláusulas contractuales?

-No ha renovado nadie por partidos. Juli y Héctor Rodas estuvieron a punto. Rodas fue a una clínica porque le dolía un tendón (el rotuliano de la rodilla izquierda) y ya no jugó más. En el tema de Juli, el míster decidió ponerle cuando quiso. La máxima era salvarse, poniendo a quien hiciera falta.

-Carrión ha sido confirmado. Intuyo que es una apuesta firme.

-Mas presión para echarle no hemos podido tener. Luis es un proyecto que está culminando. Él lleva muchos años en el club y estaba llamado a llegar al primer equipo, lo que pasa es que ha llegado demasiado pronto. El crecimiento que ha tenido en estos meses es brutal. Él está muy valorado en el mundo del fútbol.

-¿Tiene la sensación de que no se le ha tratado bien?

-Se ha sido muy injusto con Luis, pero quiero decir que le han venido fenomenal estos meses de locura, porque ha sido un máster acelerado para él. Si hubiese empezado ahora de cero habría sido más complicado, con un proyecto en prácticas esta temporada. Es un tipo valiente, que no se achica, que tira del filial... Casa mucho con el proyecto que tenemos. Necesitamos a entrenadores de este perfil para sacar adelante la idea y que este proyecto sirva.

-¿Quién va a fichar en el Córdoba este verano?

-La plantilla la elige el club, en consenso con el entrenador. Pero por mi parte hay una norma clara: las plantillas las hace el club y no el entrenador, porque el entrenador está hoy y mañana no, porque luego nos encontramos con situaciones incómodas. El club tiene una filosofía de juego y deportiva, el entrenador es parte activa de la planificación, pero el equipo lo hace el club. La dirección de fútbol la encabeza Álex Gómez, pero tenemos un organigrama muy completo.

-Para ir acabando, hay algo latente: el cambio de proyecto es obligado para tratar de reconducir la situación, con hechos y no humo.

-El proyecto tiene el mismo objetivo, pero es más cauto. Lo que prometo es silencio, trabajo y esfuerzo. No quiero lanzar las campanas al vuelo porque luego el mercado te la puede jugar, que es lo que nos ha pasado muchas veces. Prefiero dar un paso atrás y cuando se consumen las cosas, anunciarlas.

-¿Este curso es la última bala de la familia González y de Alejandro como presidente?

-A mí me gusta ser cauto para lo bueno y para lo malo. Hablar de lo que pasaría el año que viene si no ascendemos es saltarnos muchas cosas. Yo no digo que mi padre vaya a dejar de ser propietario si yo no consigo el objetivo. Si en el cómputo general, al final del curso que viene no he mejorado, en lo deportivo y en lo social, porque en lo económico no me voy a colgar ninguna medalla porque está encaminado, yo no voy a quedarme aquí inmóvil. Si no he generado un valor añadido, no he conseguido crear un proyecto serio, que luego podrá salir o no, y no he sumado; si lo único que estoy es mamando del bote, yo no necesito eso. Si por la razón que sea el año que viene las cosas no están mejor que estaban cuando yo llegué, me sentaré a plantearme la situación, aunque no significa que me vaya a ir. Me esfuerzo más para darme motivos por quedarme en este proyecto que es un sueño. Yo soy carpe diem total porque tanto en la vida como en el fútbol la vida te cambia en un segundo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios