Educación intensifica el combate contra el ciberacoso en los colegios

  • El nuevo protocolo pone el foco sobre el ataque que se produce entre menores y el que practica un adulto hacia un alumno

Adelaida de la Calle. Adelaida de la Calle.

Adelaida de la Calle.

El ciberacoso avanza a golpe de clic. Su velocidad no tiene límites. Y sus efectos pueden llegar a ser devastadores para sus víctimas. Las más vulnerables habitan los pasillos, los patios y las aulas de los colegios e institutos.

La Consejería de Educación le planta cara desde ayer con un protocolo renovado, con medidas novedosas y muy específicas y que articula nuevas instrucciones para seguir en los centros. El documento refuerza el del protocolo anterior aprobado en 2011 y su elaboración es la respuesta al escenarioque ha surgido dominado por las nuevas tecnologías.

Las instrucciones establecen indicadores para detectar situaciones de ciberacoso, las medidas que se pueden adoptar de forma preventiva y la aplicación de cada uno de los pasos ya regulados en el plan de hace seis años. Entre sus novedades, esta nueva metodología sitúa el foco sobre las situaciones de ciberacoso que pueda ejercer un adulto hacía un alumno, y también apuesta por mejorar la coordinación a nivel provincial con las estructuras de recursos existentes.

"La creciente utilización de medios tecnológicos entre el alumnado y las peculiares características del ciberacoso hacían aconsejable, no obstante, la aplicación de unas medidas específicas", dijo ayer la consejera de Educación, Adelaida De la Calle, en la presentación del nuevo protocolo.

Estas instrucciones establecen paso a paso cómo debe actuarse de forma organizada y coordinada para "prevenir situaciones de riesgo, sensibilizar frente el acoso y lograr minimizar los efectos de estas acciones cuando ocurran, a la vez que se propicia el uso seguro y responsable de internet y las TIC", explicó la consejera. Para ayudar a los centros en la aplicación del protocolo se constituye un equipo provincial de seguimiento del acoso escolar y el ciberacoso, que estará integrado por el jefe de servicio de Ordenación Educativa, un inspector designado por la Delegación Territorial de Educación, el gabinete de asesoramiento sobre la convivencia escolar y la igualdad y un representante del equipo de orientación especializado en la atención al alumnado con trastornos graves de conducta en aquellos casos en los que puedan estar implicados estudiantes con este tipo de problemas.

Las instrucciones incluyen también otras novedades que atañen a la identificación de los casos de ciberacoso, que con frecuencia forman parte o tienen su origen en una situación previa de acoso escolar, e igualmente se relacionan las conductas de ciberacoso más habituales en el entorno educativo y las consecuencias para la víctima, el agresor y los compañeros.

De la Calle destacó que a nivel provincial "se ha generado también un grupo para coordinar todas la acciones, lo que hace que cuando se presenta un caso se pueda actuar a todos los niveles, del afectado, pero también de los acosadores, que pueden ser los propios compañeros o adultos que en muchas ocasiones se hacen pasar por compañeros en las redes".

La consejera presentó en Sevilla este documento definitivo al grupo multidisciplinar de expertos que ha trabajado en su diseño durante un año, integrado por representantes de distintas consejerías -Empleo, Igualdad, Justicia y Educación- y especialista de centros educativos, Instituto Andaluz de la Mujer, Instituto Andaluz de la Juventud, Unidad de Delitos Tecnológicos de la Policía Nacional, Universidad de Sevilla o la Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios