Champions League | Sevilla FC - Manchester United

Fútbol en otra dimensión

  • Nervión disfrutará del primer cruce directo con uno de los campeonísimos, al que mirará de tú a tú en busca de esos soñados cuartos

  • Muriel, Banega y Correa no se lo perderán

El entrenador italiano Vincenzo Montella alecciona a sus jugadores en la sesión matinal de ayer en la ciudad deportiva del Sevilla. El entrenador italiano Vincenzo Montella alecciona a sus jugadores en la sesión matinal de ayer en la ciudad deportiva del Sevilla.

El entrenador italiano Vincenzo Montella alecciona a sus jugadores en la sesión matinal de ayer en la ciudad deportiva del Sevilla. / antonio pizarro

Comentarios 1

Desde 2006, el Sevilla es alguien en Europa. Y desde hace un par de años, incluso corona el palmarés de la Copa de la UEFA, una competición que a muchísimos equipos del Viejo Continente, a la inmensa mayoría, colma de alegría por el mero hecho de disputarla. Quiere decir que su casa, el Ramón Sánchez-Pizjuán, ya se ha habituado a disfrutar de partidos europeos con apabullante rutina y que en algunos casos han sido encuentros premium con nobles europeos al otro lado del verde rectángulo.

Pero ninguno como el de esta noche. Ni Arsenal, ni Manchester City, ni Juventus ni Liverpool hollaron la hierba de Nervión en un duelo directo por la supervivencia. Y esa diferencia sitúa al Sevilla Fútbol Club en otra dimensión con la visita del Manchester United.

El sevillismo sabe que lo de hoy es otro rollo y cuenta las horas para que vuelva a sonar el soniquete de la Liga de Campeones. Barrunta que esta noche los acordes sonarán con una solemnidad especial. El visitante es uno de los clubes referenciales en el mundo. Uno de esos cuyas camisetas rojas se pueden ver sin extrañeza en el desierto mauritano, la altiplanicie boliviana o una playa tailandesa. También les ocurre al Madrid o al Barça, pero estos dos llegan cada año para cuestiones más ordinarias.

FUENTE: Elaboración propia. GRÁFICO: Dpto. de Infografía. FUENTE: Elaboración propia. GRÁFICO: Dpto. de Infografía.

FUENTE: Elaboración propia. GRÁFICO: Dpto. de Infografía.

Los sevillistas van a recibir con orgullo a esos míticos y opulentos diablos rojos. Pero de papanatismo, ni mijita. Lo va a hacer sosteniéndole la mirada. Si lo hicieron los afortunados que acallaron el You'll never walk alone del Liverpool en Basilea siendo franca minoría, cómo no lo van a hacer los 40.000 que hoy colmarán el encarnado graderío. Antes de dejarse la garganta cuando el balón eche a rodar, calentarán sus cuerdas vocales con el himno del Centenario. También hoy sonará especial.

Cuando ese tema de El Arrebato resuene por megafonía, lucirán extendidas por todo el coliseo bufandas conmemorativas de finales y semifinales. Pero también habrá, quién sabe, alguna bufanda de las que secaron lágrimas en el Carlos Tartiere de Oviedo aquel infausto día de junio de 1997. Una prenda con un plus de valor...

No. Nervión no es estadio para papanatas. Y hoy, el Sevilla va a saludar la llegada del Manchester United, pero con el primer pitido del francés Turpin le va a decir que no se va a contentar con disfrutar de estos 180 minutos de puro glamour. Que él también ansía los cuartos de final.

Vincenzo Montella le ha dado al equipo un trazo ganador y hoy se siente capaz de litigar con ese enorme acorazado. El punto de apoyo para la palanca lo tiene en la Copa. ¿Es peor el actual Atlético de Madrid que el Manchester United? La cuestión generaría un encendido debate y no pocos defenderían que los colchoneros son más equipo. Y a éstos mandó a la cuneta el Sevilla con un acumulado de 5-2. Con gallardía. Con fútbol. Y con justicia.

El preparador italiano juega con las cartas boca arriba. Ha apostado por un once base, al que entran dos o tres a rotar levemente, que ha fraguado con tantos minutos encadenados. Y si el cansancio por la acumulación de partidos empezó a hacer mella en la Liga, sobre todo en el mediodía ante el Girona tras el pase a la final de Copa, el personal ya ha podido descargar de plomo las piernas en esta última semana y media.

Hoy vuelven al equipo Banega y Muriel, llamados a ser protagonistas esta noche. Correa se entrenó bien ayer y también se apunta. Como para perdérselo. El Tucu es uno de los que tendrá que demostrar si aprendió la lección de la ida ante el Leicester: perdonar es palmar en estos niveles.

También será un partido para manejar los tiempos. El United de Mourinho no se va a destapar y su mirada de zorro tratará de destapar la debilidad del Sevilla atrás. Ergo la sobreexcitación será mala consejera: pasión y ardor, sí, pero siempre con cabeza. Mejor que esa sobreexcitación se quede en la grada, sólo en ella. Y que vuelva a prender una hoguera en la que ardan los mismísimos diablos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios