Málaga Cine

El debut en el largometraje de David Planell abrirá el Festival de Cine

  • 'La vergüenza' está protagonizada por Alberto San Juan y Natalia Mateo y aborda la situación de una pareja que adoptan a un niño peruano, y seis meses después quieren devolverlo

La película La vergüenza, ópera prima de David Planell y protagonizada por Alberto San Juan y Natalia Mateo, inaugurará el próximo 17 de abril la duodécima edición del Festival de Málaga-Cine Español, que tendrá lugar hasta el 25 de ese mes. Producida por Avalon, cuenta la historia de dos personas que deben dejar de echar balones fuera y aprender a tomar las riendas de sus vidas.

Su director y guionista, David Planell, es un experimentado guionista que ha trabajado para series como 'Hospital Central' o 'El comisario'. Con cuatro cortos a sus espaldas, acaba de dar el salto a la dirección de largometrajes. Su carrera como realizador arranca en 2004 al dirigir 'Carisma', su primer cortometraje, que obtuvo su primera nominación a los Premios Goya. En el campo cinematográfico, Planell escribió con Fernando León 'Los hombres siempre mienten' (1994) y con Gracia Querejeta los guiones de dos de sus últimas películas: 'Héctor' (2004) y 'Siete mesas de billar francés' (2007), con el que consiguió su segunda nominación a un Goya, el Premio del Jurado en el Festival de San Sebastián y el reconocimiento del Círculo de Escritores Cinematográficos. Actualmente, alterna la escritura de guiones de cine y televisión con la preparación de la que será su segunda película, según informaron desde el Festival de Málaga.

'La vergüenza', que cuenta con otros actores como Marta Aledo, Norma Martínez, Esther Ortega y Brandon Lastra, transcurre en una mañana en la que Pepe y Lucía, una pareja de treintañeros modernos y acomodados, deciden comunicar a Jimena, la trabajadora social, que la vida con su hijo peruano adoptado, Manu, de ocho años, es muy difícil. Argumentan que los seis meses que llevan con él se han acabado convirtiendo en un infierno y que quieren devolverlo. Sin embargo, una decisión de este calibre no puede tomarse tan fácilmente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios