Enterrar el Palacio del Sur obligará a pagar una fuerte indemnización

  • El Ayuntamiento tendría que compensar a Ferrovial por los gastos adelantados · Los cálculos más pesimistas aseguran que el Consistorio tendría que hacer frente a una deuda de nueve millones

Comentarios 13

Construir el Palacio del Sur parece ser, en las actuales condiciones, un grave problema para la clase política. No construirlo supondría, del mismo modo, hacer frente a una cuantiosa indemnización como consecuencia de que no se llegue ni siquiera a la formalización del contrato entre el Ayuntamiento y el Grupo Ferrovial. En ese caso, probablemente el peor de los escenarios posibles, el gobierno municipal tendría que hacer frente a una indemnización por todos los gastos abonados por Ferrovial durante el proceso y que tendrían que ser compensados por la institución pública.

La cuantía a abonar no está clara del todo puesto que nunca se han rendido cuentas de los gastos en los que ha incurrido Ferrovial y que podrían ser imputados a los presupuestos municipales. Las fuentes más optimistas calculan que esa cantidad no tendría que pasar de los seis millones de euros. Las más pesimistas la elevan hasta nueve millones. De ser cierta esta tesis, el equipo de gobierno tendría que pagar una suma a Ferrovial, en el caso de que no se pudiera adjudicar el proyecto, de un tercio del presupuesto de inversiones de la Gerencia de Urbanismo para 2008.

El principal gasto en el que ha incurrido Ferrovial durante este tiempo es el contrato del proyecto de ejecución, elaborado por la oficina del arquitecto Rem Koolhaas. OMA, que es el nombre de la empresa del laureado diseñador, ha cifrado sus honorarios en seis millones de euros, cantidad que cobraría tanto si se levanta el edificio como si nunca se llega a realizar. Esta cantidad se vería complementada por los honorarios de la dirección de la obra en el caso de que ésta llegara a realizarse.

Se desconoce si las cuentías pactadas en el contrato entre OMA y Ferrovial, al fin y al cabo un documento privado, incluyen los diversos estudios de ingeniería o escenografía que tuvieron que llevarse a cabo por parte de empresas especializadas para poder completar el proyecto definitivo de ejecución.

El proyecto básico fue realizado y abonado en su día por la Gerencia Municipal de Urbanismo. Junto a estas actuaciones, se adoptaron una serie de gastos que, en principio, habría que imputar a Ferrovial una vez que se hiciera firme la adjudicación del proyecto. El organismo municipal ha declarado que sus gastos ascienden a algo más de tres millones de euros que, en su momento, tendrían que ser satisfechos en su integridad por la empresa concesionaria. Se trata de actuaciones menores que, sin embargo, han ido generando poco a poco facturas para el Ayuntamiento.

El caso más palpable, quizá por lo visible, es el desarrollo de todas las demoliciones, las catas arqueológicas y el vallado del solar que ocuparía el complejo de Miraflores. Dichas actuaciones fueron abonadas en su integridad por la empresa municipal Procórdoba, que tuvo que demoler parte de las instalaciones recién construidas en el Parque de Miraflores, levantar una nueva instalación de riego y proceder al vallado del solar. Las catas arqueológicas sirvieron también para despejar las posibilidades constructivas del Centro de Creación Contemporánea de Córdoba a cargo de la Consejería de Cultura, que no ha tenido que afrontar gasto alguno por el acondicionamiento del solar.

Hay otra serie de cantidades que, pese a no ser formalmente gastos, tendrían una serie de efectos contables. Así, hay que recordar que el Ayuntamiento ha anulado la liquidación de cerca de cinco millones de euros por la licencia municipal de obras y el Impuesto de Construcciones Instalaciones y Obras. Si esa cantidad no se hiciera efectiva, se produciría un problema presupuestario puesto que los cuentas municipales del año pasado sí recogían este ingreso, lo que tendría un efecto meramente contable. En principio, Ferrovial no tendría derecho a reclamar daños y perjuicios si no se materializa la adjudicación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios