¿Por qué?

Los lobos están sedientos de sangre inocente. Sembrar el miedo. El terror. La sensación de fragilidad. De tocabilidad. No hay espacios ni ciudades libres de amenaza.