Calvo insiste en que el programa para el 2016 "debe superar" la oferta "estática" del pasado

  • La ex ministra sostiene que la candidatura debe conjugar la cultura, la política y la ética

Comentarios 1

Las exposiciones, los museos y los festivales serán importantes para convertir a Córdoba en la capital europea de la cultura en 2016, pero no serán elementos suficientes. La vicepresidenta primera del Congreso y ex ministra de Cultura, Carmen Calvo, insistió ayer en que el proyecto cordobés para lograr este nombramiento debe basarse en la cultura, la política y la ética del siglo XXI, ya que "debe superar la oferta de la cultura en los términos estáticos del pasado" y potenciar su imagen internacional como "mezcla entre Oriente y Occidente".

Calvo recordó su etapa al frente del Ministerio de Cultura, en la que -aseguró- proyectó "todos los equipamientos y las infraestructuras" culturales que necesita la ciudad para ser capital de Europa en 2016, como el nuevo Museo de Bellas Artes, la ampliación del Arqueológico y las nuevas dependencias para la biblioteca y el archivo. "Los proyectos están cerrados, pero el contenido de la candidatura también es importante y esto depende de la política municipal", explicó.

La ex ministra aseguró ser buena conocedora de "cómo compiten estos proyectos en la política comunitaria", por lo que recomendó que Córdoba se base en la "originalidad" de su mezcla de valores pasados y futuros para lograr su objetivo. "Córdoba lo necesita por autoestima, por tener un lugar en el siglo XXI y porque la cultura mueve la economía", sostuvo. La diputada, sin embargo, no quiso posicionarse sobre la escasa actividad mostrada por la fundación creada para gestionar la candidatura: "Nos tenemos que poner absolutamente las pilas, aunque cada día me siento menos en el papel de juez de nada".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios