NUEVAS TECNOLOGÍAS

Bajo la mirada del querubín

  • Dos jóvenes sevillanos diseñan un sistema de localización especial para personas con alzheimer

Comentarios 8

Dicen que todo el mundo tiene un ángel de la guarda que le protege. Los arcángeles Gabriel, Rafael y Miguel son los más conocidos, pero la teología cristiana habla de otro grupo de ángeles vigilantes y guardianes del Edén, que orientan al perdido y son rápidos como el rayo: los querubines. Son esos angelitos pequeños que aparecen en los pasos de Semana Santa y a los que Francisca García y Abilio Caetano han recurrido para que protejan a los enfermos de alzheimer.

Desde hace cuatro años los sevillanos e ingenieros de Telecomunicaciones Francisca y Abilio trabajan en un sistema de localización especial para un sector de la población con graves problemas y cuyos familiares demandan soluciones. “Cuando aún estábamos estudiando, en 2004, se produjo un auge de los sistemas de localización para los coches y, al mismo tiempo, salió a la luz pública una noticia sobre la desaparición de un enfermo de alzheimer sin final feliz. Esto nos llamó mucho la atención y pensamos en crear localizadores para estas personas”, explica Abilio Caetano. El resultado fue Keruve, una gran novedad a nivel nacional y con patentes en el extranjero. “A la hora de elegir un nombre pensamos en el querubín, un ángel protector, y eso era exactamente lo que queríamos conseguir, proteger a los enfermos y tranquilizar a sus familias”, asegura Abilio Caetano.

Keruve consta de un reloj GPS que lleva la persona enferma que aún tiene autonomía pero que se desorienta, y un receptor que porta el familiar. Éste sólo tiene que pulsar un botón del receptor para ver en la pantalla la posición exacta sobre un mapa del enfermo. El reloj es muy discreto, para preservar la intimidad de su portador, y posee un cierre seguro que sólo puede abrir el familiar con un útil especial de apertura. “Si el GPS falla porque la persona que porta el reloj se encuentra en un lugar donde no tiene conexión con el sistema de satélite, automáticamente salta un segundo sistema que indica la zona aproximada donde se encuentra gracias a la red de telefonía móvil. Es decir, nunca se pierde la comunicación con el enfermo”, confirma el joven inventor. Además, el sistema no sólo localiza al enfermo sino que alerta al familiar con una alarma si aquél sale de un radio de seguridad fijado por la familia.

Las primeras investigaciones de Francisca y Abilio le llevaron a crear su propia empresa en 2005, Visión Sistemas de Localización. “Antes, a mediados de 2004 participamos en unos cursos de formación empresarial y en un concurso de la Escuela de Negocios EOI que ganamos”, asegura Abilio. Con los 12 mil euros que obtuvieron de premio comenzaron a invertir y Keruve se convirtió en una realidad en septiembre de 2007. Realizaron varias pruebas pilotos con familias de toda España. “El proyecto se retrasó un poco porque aparecieron nuevos avances en el sector de las telecomunicaciones que permitían que el reloj fuese aún más pequeño y discreto”.

Francisca y Abilio, ambos con 28 años, están cosechando muchos éxito y ya han vendido su Keruve a 280 familias. “Decidimos que tenía que ser un aparato muy sencillo y fácil de utilizar, ya que nuestros clientes superaban los 40 años y no están acostumbrados a las nuevas tecnologías”. De momento, este sistema de localización sólo se puede adquirir a través del portal www.keruve.com y su precio es de 986 euros. “Distintas distribuidoras nacionales y sudamericanas se han interesado en nuestro producto, pero de momento preferimos controlar nosotros su venta y su distribución, porque si los clientes tienen algún problemas pueden contactar con nosotros directamente y se lo podemos solucionar más rápidamente”, continúa el ingeniero.

Ahora, los dos jóvenes investigadores se preparan para recibir el premio a los mejores emprendedores de la escuela de negocios ESIC-Andalucía, concedido el pasado 7 de julio. Las perspectivas de futuro de estos ingenieros de Telecomunicaciones son muy positivas. Abilio y Francisca también tienen un querubín que les guía y protege.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios