Opinión: A ciencia abierta por Eduardo Battaner

El Grantecán

España ya tiene el telescopio mayor del mundo. Faltan algunos detalles para que entre en plena operación y esté completamente a disposición de los astrónomos, lo que tendrá lugar el próximo marzo. Han participado en su construcción México y Florida, aunque el mayor peso lo ha tenido el Instituto de Astrofísica de Canarias. Tiene un conjunto de espejos equivalente a uno de 10,4 metros de diámetro. Evidentemente, a esta dimensión colosal corresponde una tecnología admirable. ¡10,4 metros! Toda una proeza de la imaginación, del trabajo, de la eficiencia y de la valentía, puesta al servicio del pensamiento humano. ¡Qué gran impresión al contemplar las primeras imágenes obtenidas por este gigante, sensible y preciso!, ¡El Grantecán, el Gran Telescopio Canario! Si sumamos la superficie de las pupilas de todos los españoles no llegan a igualar la superficie colectora de luz del Grantecán.

Cuando una obra así se concluye arrecian las dos preguntas eternas que la sociedad hace a la ciencia pura: "Esto, ¿para qué sirve?" y "¿cuánto cuesta?". Son preguntas más acuciantes cuanto más unidas van.

A la primera, por qué hacemos ciencia pura si no tiene utilidad práctica, la mejor es la respuesta de M. Faraday: "¿Para qué sirve un niño recién nacido?" Pero en realidad, los beneficios económicos son mucho más rápidos de lo que pudiera pensarse. Casi toda la instrumentación ha sido diseñada y fabricada en España, con lo que supone para el desarrollo y potenciación de empresas españolas en tecnología puntera.

A la segunda, tengo que confesarles que sí, que es verdad, que un instrumento así es increíblemente caro. No les voy a exagerar si les digo con toda crudeza que este telescopio ha sido tan caro, tan caro, tan caro, como el posible traspaso de Cristiano Ronaldo al Real Madrid, algo más que lo que cobraría este jugador teniendo en cuenta los goles que metería, etcétera. No les exagero si les digo que es algo menos pero "por ahí le anda" a lo que quizá costará al Barcelona la renovación de Ronaldinho. Que conste que a mí me gusta el fútbol. Es más, el precio del Grantecán ha sido tan alto como algunas horas de los primeros días del bombardeo de los Estados Unidos a Iraq en 2003. El Señor Warren Buffet, si invirtiera su fortuna en construir grantecanes, podría construir unos mil.

Los beneficios, tanto tecnológicos y empresariales como científicos serán para toda España. Andalucía, gran privilegiada en la ciencia del Cosmos, será una de las grandes beneficiadas. Pero el tema de la Astrofísica en Andalucía es tan amplio e interesante que requeriría otro artículo venidero para ser comentado.

Nunca se habrá visto el cielo con el detalle y la profundidad que este telescopio va a hacer posible. Y, correspondientemente, avanzaremos en el conocimiento del Universo con un paso de gigante, con unas zancadas de 10,4 metros de largas. Mi admiración a todos los que han hecho realidad este prodigio de la tecnología y de la ciencia.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios