Los agricultores advierten de que el regadío sólo es viable si se reduce el consumo de agua

  • El presidente de Areda insiste en acabar con los viejos sistemas y reducir la dotación a 2.000 metros cúbicos por hectárea

La Asociación de Regantes de Andalucía (Areda) organizó ayer en Baena unas jornadas sobre la Mejora y la Gestión de los Regadíos, en la que se concluyó que el futuro de los mismos pasa por la "modernización y transformación de los riegos que existen en la actualidad", aseguró el presidente de Areda, Marcelo Morales, quien indicó que "la solución que hay ahora mismo es apostar por ahorrar agua y que una hectárea saque su producto adelante con la mínima posible, pues no se puede regar como antiguamente se hacía". Para ello, el dirigente sentenció que "la concienciación del agricultor es fundamental", dijo.

Para el presidente de Areda, "hay que poner el dinero encima de la mesa y acogerse a las diferentes subvenciones que puedan haber". En cuanto a los proyectos concretos de riego sostenible, destacó el "transformar los riegos por inundación, que gastan 8.000 metros cúbicos de agua, por otros con los que con 2.000 metros cúbicos se pueda sacar la cosecha adelante", explicó.

De igual forma, el delegado de Agricultura, Francisco Zurera, apostó por "la necesidad de tener una agricultura competitiva, eficaz y moderna llevando el agua que hay al mayor número de agricultores" y basó "la modernización y transformación de los riegos como actuaciones fundamentales para el ahorro, eficiencia y eficacia del agua".

El secretario general de la Unión de Pequeños Agricultores de Andalucía (UPA), Agustín Rodríguez, subrayó que "la situación de la agricultura es complicada, tanto por el aumento de los precios en origen como por la competitividad" y precisó que "el regadío es un recurso más que permite ser mucho más competitivo, de ahí que sea decisivo para el desarrollo del sector agroalimentario andaluz". Rodríguez sentenció que "no queda otro camino que la modernización" de todo el riego andaluz "en un horizonte no superior a los cinco años".

La zona de Baena cuenta actualmente con una autorización provisional de riego para 4.500 hectáreas en toda la comarca de la cuenca del Guadajoz. El director de Aguas del Ministerio de Medio Ambiente, Jaime Palop, ya se comprometió a primeros de año a consolidar esta superficie y aumentar la dotación hasta las 8.000 hectáreas en el futuro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios