Enresa completa la plataforma norte de El Cabril tras 15 años de actividad

  • El complejo para el almacenaje de residuos de media y baja actividad está ya al 57% de su capacidad cuando quedan por llenar las 12 celdas de la plataforma sur

Enresa completó ayer la llamada plataforma norte del Almacén Centralizado de El Cabril tras más de 15 años de trabajos, según destacaron desde el complejo de la Sierra Albarrana. De esta manera, el centro ha alcanzado ya una ocupación del 57% de su capacidad disponible para residuos de baja y media actividad. Concretamente, la empresa pública informó de que "a las 12:30 de esta mañana [por ayer] se depositó la última unidad de almacenamiento en la estructura 16 de la citada plataforma".

Desde que se iniciaron esos trabajos de almacenaje con la introducción, el 23 de abril de 1993, del primer contenedor en la primera de las celdas, el total de unidades almacenadas ya es de 5.120. En total, El Cabril dispone de 28 estructuras de almacenamiento para los residuos de media y baja actividad, por lo que quedan aún por llenar las 12 que conforman la plataforma sur.

Todo está milimétricamente medido en el centro. Los grandes contenedores de hormigón armado en forma de cubo en los que se introducen los residuos de media y baja actividad que llegan al complejo, que a su vez son luego introducidos en las celdas, se construyen en las propias instalaciones de la Sierra Albarrana y son estructuras diseñadas según las normas del Consejo de Seguridad Nuclear. "Tras su llegada y después de su tratamiento, los residuos pasan a bidones de 220 litros de capacidad acondicionándolos con cemento. En cada contenedor caben 18 bidones y su capacidad es de 24.000 kilos. Luego se les inyecta mortero para bloquearlo", detalló hace pocas fechas a El Día Amador del Campo, del departamento de comunicación de Enresa. Antes de iniciar su llenado, los sólidos recipientes cúbicos se someten a pruebas que descartan su porosidad y a otras de caída para garantizar su dureza, también según la normativa del Consejo de Seguridad Nuclear. "Fabricamos dos contenedores al día procurando tener siempre un stock por si hubiera algún tipo de incidente en España en el que actuar con rapidez", añadió. Cada una de las celdas de la plataforma está preparada para albergar 320 contenedores repartidos en cuatro filas de 80. "Normalmente, se suele llenar una celda al año", relató.

La colmatación de la plataforma norte llega en un momento en el que Enresa espera del Consejo de Seguridad Nuclear la autorización de explotación de la celda 29, la primera de las cuatro que albergarán los residuos de muy baja actividad y que se irán construyendo según se vaya llenando la anterior. Este tipo de residuos, de mucho volumen y muy poca radiactividad, es el procedente de incidentes acerías y será también el que llegue a El Cabril del desmantelamiento de las centrales nucleares. La celda 29 lleva anexo un edificio tecnológico en el que se trabajará en la reducción del volumen de esos restos.

El Cabril albergarán residuos radiactivos hasta que sus niveles sean equiparables al fondo natural. En caso de las instalaciones de baja y media actividad el tiempo necesario son 300 años, mientras que las de muy baja actividad ese tiempo serán 60 años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios