Dichoso mes

Antes de la llegada de la vorágine navideña, noviembre sirve para verse con uno mismo y con lo más puro que nos rodea.