Una falsa alerta terrorista desata la alarma en el centro de Madrid

  • La llegada a la Embajada de EEUU en la capital de un sobre con polvo blanco siembra el caos en la céntrica calle Serrano, en la que se desplegó hasta un hospital de campaña, pero el polvo resultó ser sólo harina.

Comentarios 3

La alarma terrorista ha saltado en Madrid cuando la Embajada de Estados Unidos, situada en la céntrica calle Serrano, recibió un sobre sospechoso que contenía polvo blanco en su interior. La llegada de este sobre obligó a acordonar la zona próxima a la embajada, en pleno centro de la capital, y a activar el protocolo de seguridad. Finalmente, los primeros análisis determinaron que la alerta era falsa y que el contenido del sobre era inocua harina, y no el temido ántrax. La embajada ya estaba en alerta porque en días anteriores una quincena de paquetes similares habían sido enviados a otras delegaciones diplomáticas estadounidenses repartidas por todo el mundo.

Sobre las 12:30, la Embajada estadounidense en Madrid recibió un sobre sospechoso con polvo blanco en su interior. Según el embajador de Estados Unidos en España, Eduardo Aguirre, el paquete fue "inmediatamente aislado" y los funcionarios de la Embajada procedieron a informar a las autoridades españolas. Tras conocer el hecho, se activó el protocolo NRBQ, propio de emergencias nucleares, radiológicas, bacteriológicas y químicas, para comprobar que se trata de una falsa alarma, como en otras ocasiones. 

La llegada del sobre provocó el corte de la madrileña calle Serrano y el acordonamiento de la zona en la que se ubica la embajada, con el consecuente atasco del 'corazón financiero' de Madrid. La actuación de policías, ambulancias y los agentes de NRBQ en estas céntricas calles provocó que se extendiera el rumor de una ataque terrorista. 

Aunque desde desde el principio las fuerzas de seguridad estaban "casi convencidas" de que el polvo blanco no era peligroso, fue inevitable que en la cabeza de los ciudadanos apareciera el temido ántrax. Finalmente, el primer análisis de la sustancia sospechosa, realizado en un laboratorio móvil desplazado hasta el lugar de los hechos, demostró que el polvo blanco era harina y no ántrax, como ya había sucedido en ocasiones anteriores. La investigación también permitió determinar que el sobre se remitió hace días desde el estado norteamericano de Texas.

A pesar de que se trató de una falsa alarma, seis personas fueron trasladadas al Hospital Militar Central Gómez Ulla por los Servicios de Emergencias después de haber entrado en contacto con el sobre, tal y como se estipula en el protocolo. "Como medida de precaución, se quedan bajo observación médica", precisa la Embajada en un comunicado. Finalmente, la calle Serrano fue abierta al tráfico pasadas las 15:30.

Después del susto, el embajador Eduardo Aguirre expresó su "agradecimiento y aprecio" por "todo el apoyo" que han ofrecido las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCSE). El embajador destacó que "la rapidez y profesionalidad con la que actuaron" las FCSE les da "mucha confianza". Asimismo, indicó que la Embajada se toma este tipo de amenazas con "toda seriedad" y trabaja "muy estrechamente con las autoridades españolas para responder a cualquier tipo de amenaza".  

Pero este sobre recibido por la embajada en Madrid no es un hecho aislado sino que forma parte de una quincena de paquetes similares que, según el Departamento de Estado de EEUU, durante los últimos días han llegado a catorce embajadas de Estados Unidos (Berlín, Berna, Bruselas, Bucarest, Copenhague, Dublín, La Haya, Luxemburgo, Oslo, París, Riga, Roma, Estocolmo y Tallín). En todos los casos, los investigadores comprobaron que el contenido era inocuo.

Asimismo, el FBI informó en un comunicado que desde el 8 de diciembre más de 40 oficinas de gobernadores de Estados Unidos han recibido cartas similares a la analizada en Madrid. La Oficina Federal de Investigación estadounidense señala que hasta ahora, "todas las cartas tienen matasellos de Texas y son de naturaleza similar".

Actualmente, la investigación de estos envíos la está llevando a cabo la oficina de Dallas del FBI junto con el Servicio de Inspección Postal de Estados Unidos. Finalmente, la Oficina advierte que el "envío de cartas de broma es serio y puede tener graves consecuencias puesto que acapara a los equipos de emergencia en cada ciudad".   

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios