Rubalcaba reconoce acercamientos de presos de ETA pero matiza que también hay "alejamientos"

  • El PP admite que acercar al País Vasco reos disidentes de la banda puede ser "un acierto" si "se hace bien".

Comentarios 6

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, reconoció que ha habido acercamiento de presos de ETA a las cárceles del País Vasco, aunque también quiso dejar claro que "también hay alejamientos" y que estos movimientos solo responden a la normal política penitenciaria del Gobierno respecto a los presos de la banda. Además, Rubalcaba subrayó que la política penitenciaria es un instrumento más en la lucha antiterrorista de cuyo uso se mantiene puntualmente informadas al resto de fuerzas políticas. Así lo confirmó el coordinador de Justicia y Libertades Públicas del PP, Federico Trillo, que apuntó que estos movimientos de presos se practican desde hace años y que "si se hace bien" puede ser un acierto en la batalla contra la banda.

"Los presos de ETA cambian de cárcel. Unos pueden ir a cárceles más cercanas y otros pueden ir a cárceles más lejanas. Por tanto, hay que hablar de acercamientos y de alejamientos y eso explica un poco mejor la política en materia penitenciaria", afirmó Rubalcaba al ser preguntado por la información publicada por el diario 'El Mundo' que asegura que el Gobierno ha acercado al País Vasco a una decena de presos históricos de ETA que fueron expulsados de la banda por criticar la lucha armada. Entre estos presos estarían nombres tan significativos dentro del mundo etarra como 'Iñaki de Rentería', Urrusolo Sistiaga o 'Pakito'.

Pero, tras matizar que lo publicado "no es toda la información respecto a la política antiterrorista", el ministro del Interior se negó a especificar los motivos de esos acercamientos y "alejamientos" y se escudó en la discreción que debe reinar sobre esta materia para asegurar la "eficacia" de las singulares medidas penitenciarias que se aplican a los presos etarras.  

Rubalcaba señaló también que se trata de una cuestión que afecta a "la seguridad de mucha gente", por lo que reclamó a los medios de comunicación "cierta complicidad" al informar sobre este delicado asunto. Además, el ministro aseguró que respecto a esta materia, si bien por la necesaria discreción el Gobierno no ha sido nunca partidario de trasladarla "al debate público", sí que ha buscado siempre el "consenso" con el resto de fuerzas políticas a las que ha tenido debidamente informadas de cualquier novedad en materia penitenciaria que afectara a los pesos de ETA.

Un extremo que confirmó el principal interlocutor de Rubalcaba en el PP, Federico Trillo, que aseguró que está recibiendo información "periódica y fluida" del Ministerio del Interior sobre traslados de presos de ETA y recordó, la política penitenciaria de los terroristas está dentro del Pacto por las Libertades y Contra el Terrorismo.   

El coordinador de Justicia y Libertades Públicas popular subrayó que la singular política penitenciaria para los etarras se inició "a finales de los años 80 por el entonces ministro (del Interior y ahora Defensor del Pueblo) Enrique Múgica" y que se ha mantenido "en prácticamente todos los gobiernos". Además, el dirigente popular destacó que si esta herramienta se utiliza bien puede ser muy útil en la lucha contra la banda. "Creemos que, si se hace bien, y esperemos que se esté haciendo bien, es un acierto", sentenció.

Pero no todos dentro del PP confían tanto como Trillo en el buen tino del Gobierno a la hora de mover presos de ETA. El presidente de los populares vascos, Antonio Basagoiti, criticó esta medida y recordó el acercamiento de presos que hizo el Gobierno del PP "no sirvió de nada", por lo que no entiende las razones que llevan al Ejecutivo socialista a repetirlo ahora. "Los gobiernos y los partidos políticos tienen la obligación de aprender de los errores en la política vasca", apuntó Basagoiti que se preguntó que "si no sirvió para nada el acercamiento que hizo el Gobierno del PP ¿para qué repetirlo ahora?".

El líder del PP vasco señaló que sólo "si en algún momento" los etarras "son capaces de entregar las armas", podría hablarse sobre el acercamiento de presos. Pero hasta entonces, denunció, este tipo de medidas "sólo sirven para aumentar la paranoia de los fanáticos" y dar alas a su "falsa argumentación de que el Gobierno tiene que trasladar a los presos a cárceles vascas". "Y no ayuda tampoco a centrarnos en lo principal, que es la derrota de la banda y la eliminación de su entorno político", proclamó Basagoiti que destacó que el mensaje que hay que enviar es que a los terroristas, "ni agua".

Este posible acercamiento de presos tampoco ha sentado nada bien en la AVT que, por boca de su presidente, Juan Antonio García Casquero, rechazó esta "medida de gracia" para los terroristas y se preguntó si el Gobierno está preparando con esta acción una nueva negociación con la organización terrorista. "No sé a qué viene este acercamiento después del asesinato de Ignacio Uría hace tres días", afirmó Casquero que advirtió que si se pretende "facilitar una negociación, sería la segunda mentira que el Gobierno hace al pueblo español".

También en contra del acercamiento de presos etarras al País Vasco se manifestaron los sindicatos policiales que a la hora de valorar los "verdaderos motivos" de esta decisión, también apuntaron a "una nueva negociación en el horizonte". Además, la Confederación Española de Policía (CEP) y el Sindicato Unificado de Policía (SUP) destacaron que este tipo de medidas supondrán "un grave perjuicio" para la lucha antiterrorista emprendida por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios