La patronal denuncia ante Zapatero que las medidas anticrisis no llegan a las empresas

  • El presidente del Gobierno replica que las medidas tienen que seguir unos procedimientos y que el crédito llegará finalmente a familias y pymes.

Comentarios 11

El presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Gerardo Díaz Ferrán, no dudó en criticar ante José Luis Rodríguez Zapatero que las medidas impulsadas por el presidente del Gobierno "no han llegado a las empresas". Por ello pide que acelere la concesión de créditos a las empresas y reclama un nuevo modelo de contrato para abaratar el coste del despido. El presidente del Gobierno asegura que él es el "primer interesado" en que las cosas vayan bien e insistió en que las medidas del Gobierno tienen que seguir unos procedimientos y que los recursos públicos que se manejan, salidos de los impuestos de todos los ciudadanos, son de un "extraordinario volumen".

La patronal y el Gobierno tienen distintas recetas para salir de la crisis. La asamblea general de la patronal celebrada en Ifema ha servido para intercambiar reproches sobre la situación económica del país. Así mientras la CEOE pide al Gobierno que pongan en marcha las medidas necesarias para devolver al sistema la liquidez perdida, el Ejecutivo socialista insiste en que las cosas llevan su tiempo y que las medidas ya están puesta en marcha.

El presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, afirmó que las medidas del Gobierno para dar financiación a las empresas "son positivas", si bien señaló que éstas "todavía no se han trasladado a las empresas y estamos presenciando como todos los días algunas están cerrando".

Durante el acto de apertura de la 'Conferencia empresarial: diálogo y soluciones', celebrada tras la asamblea general, y en el que estaba presente el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero el líder de la patronal reconoció que el Gobierno, aunque "tarde", ha puesto en marcha algunas medidas para hacer fluir el crédito, aunque aseguró que muchas de ellas "no están funcionando". De hecho, aseguró firmemente que el crédito aún no se ha trasladado a las empresas, y que todos los días alguna de ellas cierra, lo que, a su parecer, contribuye a incrementar la tasa de paro y a la destrucción de puestos de trabajo. 

Por ello Díaz Ferran insistió en la importancia de garantizar un marco fiscal adecuado para las empresas, y resaltó la necesidad de mantener los incentivos a la I+D y rebajar el Impuesto sobre Sociedades para acercar a España a los países con los que compite. "No es un capricho", señaló, tras destacar también la necesidad de suprimir otros impuestos.

Díaz Ferrán destacó también la necesidad de acometer una nueva reforma laboral y de crear nuevas fórmulas de adecuación y extinción de contratos. "El coste del despido debe ser revisado de forma inteligente e imaginativa, probablemente con un nuevo contrato", señaló, tras asegurar que sería "incentivador" para la creación de puestos de trabajo.

Se refirió además a la necesidad de vincular los incrementos salariales a la productividad y no a la inflación y de reducir "urgentemente" las cotizaciones sociales a las empresas buscando otras soluciones que garanticen las prestaciones y no penalicen el empleo. "El 2009 no debe ser un año de reivindicaciones salariales, sino para mantener el empleo", indicó.

El presidente del Gobierno ha querido responder a la criticas empresariales asegurando que las medidas anticrisis son eficaces y que éstas serán visibles en un breve periodo de tiempo. Rodríguez Zapatero afirmó que él es el primer interesado y "el que más desea" que ello se produzca en el menor tiempo posible.

No obstante, señaló que las medidas del Gobierno tienen que seguir unos procedimientos para su aplicación, al tiempo que recordó que los recursos públicos que están detrás de las iniciativas dirigidas a impulsar la liquidez son de un "extraordinario volumen" y han salido de los bolsillos de todos los ciudadanos. 

En cualquier caso, Zapatero garantizó que el Ejecutivo estará "vigilante" para que la financiación alcance a familias y empresas, especialmente a las pymes, y se mostró convencido de que estas medidas se verán dentro de poco.  

Respecto a las previsiones, el jefe del Ejecutivo reconoció que éstas apuntan a una recesión global, pero subrayó que España no puede conformarse con este diagnóstico y resaltó que todos los países están reaccionando globalmente a la mala situación económica. En cualquier caso, recordó que todas las previsiones se equivocaron al predecir el ritmo de llegada de la crisis y confió en que "vuelvan a equivocarse" en la fecha que prevén para su finalización. "No es infrecuente que se equivoquen, como tampoco es infrecuente que vuelvan a proponer recetas que no se han demostrado eficientes", puntualizó. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios