Fórmula uno

La FIA prohíbe los entrenamientos durante la temporada

  • El Consejo Mundial de la FIA ha aprobado una serie de medidas para reducir los costes del Mundial de Fórmula Uno.

Comentarios 3

El Consejo Mundial de la FIA ha aprobado una serie de medidas drásticas para reducir los costes del Mundial de Fórmula Uno, y entre las limitaciones se encuentra la total prohibición de los entrenamientos privados durante la temporada.

La prohibición de los test, las limitaciones de los motores y los drásticos recortes en materia aerodinámica forman parte de la lista de medidas acordadas entre la FIA y la asociación de equipos (FOTA), aprobadas por el Consejo Mundial.

Desde el año que viene no habrá entrenamientos privados durante la temporada, excepto los del fin de semana de gran premio y siempre durante los horarios programados.

En cuanto a los motores, a partir de 2009 se dobla la vida de éstos, es decir, que cada piloto podrá usar un máximo de ocho propulsores por temporada, a los que se añaden cuatro más para los entrenamientos (en total, 20 motores por equipo).

Asimismo, el máximo de revoluciones por minuto de los motores se limita a las 18.000 vueltas, y no se podrá hacer modificaciones internas en ellos, salvo un ajuste de las trompetas y de los inyectores.

Como se aprobó el 5 de noviembre, cada motor deberá durar tres carreras, en lugar de los actuales dos grandes premios, y el coste de los motores de los equipos independientes será aproximadamente de un cincuenta por ciento respecto al 2008. Se acordó unánimemente una lista de cambios en los motores de Renault para 2009. El resto de propulsores permanecerá sin modificaciones.

En materia de aerodinámica, a partir del 1 de enero del 2009 no se podrá utilizar túneles del viento que superen una escala del 60 por ciento y los 50 metros por segundo de velocidad.

Las fábricas de los equipos deberán cerrar seis semanas al año, siempre de acuerdo con las leyes del país en el que están radicadas. Los equipos también deberán reducir su personal durante los fines de semana de gran premio, y deberán compartir información relativa a neumáticos y combustible, lo que hará innecesaria la figura del observador.

La FIA espera que estas medidas sean suficientes para reducir notablemente los presupuestos de su equipos el año próximo. "Se estima que estos cambios para 2009 ahorren a cada equipo constructor un 30 por ciento aproximado de los presupuestos utilizados en 2008, y aun más en el caso de los equipos independientes", señala la FIA en un comunicado.

Para 2010, los cambios serán aun más radicales, y abren la puerta a la llegada del motor único, que supondrá un gasto de menos de cinco millones de euros por temporada para cada equipo independiente.

El motor único podrá ser construido por una empresa independiente o por los equipos constructores, siempre y cuando éstos garanticen una continuidad.  Si el suministrador es un fabricante independiente, el acuerdo deberá firmarse no más tarde del 20 de diciembre de 2008. Esos motores únicos deberán usarse también en 2011 y en 2012. Además, las transmisiones deberán ser las mismas para todos los equipos.

A partir de 2010, quedarán unificados los sistemas de comunicación por radio y la telemetría, se prohibirán los calentadores de neumáticos, los sistemas de purgado mecánico de las ruedas y los repostajes. La desaparición de los repostajes hará que sea necesaria una reducción de la distancia y la duración de cada carrera. Asimismo, a partir del 2010 se limitará la investigación aerodinámica. La FIA y la FOTA estudiarán la posibilidad de introducir un sistema de transmisión totalmente nuevo a partir de 2013.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios