Campanero reitera que se ha acabado su ciclo en el club

  • El presidente explicó en Canal Sur que "nadie" le "convencería" de seguir en caso de permanencia

Comentarios 2

Antes de ayer explicó que está viviendo sus peores momentos como máximo jerarca del Córdoba. Ayer dio un paso más. Ante los micrófonos de Canal Sur, el presidente del Córdoba, Rafael Campanero, subrayó de forma contundente su voluntad de abandonar, en caso de permanencia, el timón de la nave cordobesista.

Es decir, según explicó el veterano mandatario sólo caben dos posibilidades: que el Córdoba mantenga la categoría y él deje el club o bien que se produzca un descenso a Segunda B y ponga su cargo a disposición de José Romero, principal accionista de la entidad. Esto choca con el anuncio realizado el pasado Martes Santo por Campanero, quien dijo que seguiría al frente de la entidad hasta el año 2.010.

El dirigente habló desde el más hondo pesar: "Lo he pasado muy mal, y mi familia más que yo. Creo que mi ciclo ha terminado". Una decisión que, a pesar de que no se empleó la palabra irrevocable, suena a eso por su posterior explicación: "Nadie me convencería de lo contrario. Los malos ratos que hemos pasado, sobre todo mi familia y mis hijos… No merece la pena". Por otra parte, trabajando sobre la hipótesis de que el Córdoba bajase, subrayó su intención de "poner el cargo a disposición del máximo accionista", toda vez que no quiere hacer ver que deja la institución cuando más falta podía hacer su labor: "Mi idea no es abandonar el barco en un momento crítico".

Campanero recalcó su cambio de postura y lo justificó basándose en que "últimamente hemos sido insultados, y eso duele mucho. El que quiera, que haga críticas. Pero lo de insultar a personas que llevamos mucho tiempo trabajando por el club es algo que está fuera de todas las circunstancias".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios