córdoba c.f.

Pese a todo, en la mejor previsión

  • El Córdoba ha cerrado su segundo bloque de cinco encuentros con Sandoval acercando un punto más la permanencia, que está a tres

  • Llegar a una distancia entre la actual y cinco era el objetivo inicial del técnico

Caro, Josema, Reyes, Aythami y Jauregi sonríen en una sesión en el estadio. Caro, Josema, Reyes, Aythami y Jauregi sonríen en una sesión en el estadio.

Caro, Josema, Reyes, Aythami y Jauregi sonríen en una sesión en el estadio. / jordi vidal

La derrota del domingo en el Reino de León fue un palo para todos, de eso no hay duda. Ante la Cultural se esfumó la posibilidad de confirmar la remontada iniciada dos meses antes y de que el Córdoba pusiera fin a 20 fechas consecutivas en puestos de descenso a Segunda B. Pero con el paso de los días, y con una visión más global, la situación no es tan dramática. De hecho, calca la previsión más optimista realizada en el club cuando José Ramón Sandoval se hizo cargo de la plantilla, el pasado 13 de febrero al paso por la jornada 26 del campeonato. Entonces, el objetivo era llegar a una distancia de entre cinco y tres puntos a este sprint final, para apurar las opciones de amarrar la salvación en el bloque definitivo de cinco partidos fijado por el técnico.

Cuando Sandoval fue presentado por Luis Oliver, entre las fechas 26 y 27, expuso su modelo de ver lo que restaba de campeonato dividido en tramos de cinco encuentros, con el comodín del Granada -ese derbi le llegó con apenas tres días de trabajo con el grupo y terminó con victoria nazarí (1-2)-, "porque si miramos la clasificación nos podemos asustar y así el jugador se lo va a ir creyendo más". El CCF estaba situado en la penúltima posición de la tabla, con apenas 19 puntos, y un déficit de 11 con una salvación que, como ahora, marcaba el Almería (30). Así, el entrenador de Humanes se marcó un objetivo que pasaba por "restar tres o cuatro puntos en cada bloque", es decir, un mínimo de seis y un máximo de ocho antes de las últimas cinco jornadas de la competición en la Liga 1|2|3. Y lo ha calcado, en la versión más optimista, dejando aquellos 11 puntos en apenas tres, que son los que ahora separan a los blanquiverdes de la permanencia.

Es cierto que el panorama, que se puso peor apenas unos días más tarde de aquella comparecencia primera, cuando tras caer con el Granada la desventaja pasó a ser de 13 puntos -el tope se sitúa en los 14 que llegó a haber con el momentáneo 0-1 del Valladolid (2-1 al final)-, también acarició lo idílico antes de la cita en León. Porque el CCF llegó a la pasada jornada hundido en la posición 19, la última con destino a Segunda B, sólo por la diferencia de goles total con el Almería, y con opción de salir del pozo en caso de ganar a la Cultural, que tenía un punto más. No fue posible por una serie de condicionantes que van desde la actuación propia, que no fue la mejor, y algún error decisivo del trío arbitral. Así, ahora toca buscar ese objetivo en alguna de las cinco paradas que quedan de campeonato, si bien el único final es vivir fuera de la zona de descenso al término de la fecha 42.

De momento, el Córdoba encara el tercer bloque de cinco partidos habiendo recortado puntos en los dos primeros, sabiendo la receta para dejar en nada el déficit actual de tres puntos. En el primero, iniciado en aquella mágica mañana ante el Valladolid, el conjunto cordobesista redujo nueve puntos su desventaja respecto a la salvación, que pasó a estar de 13 a cuatro, en ambos casos con el Nàstic marcando la frontera entre el bien y el mal, gracias a un botín espectacular de cuatro victorias y un empate (13 puntos de 15). En el segundo, saldado con dos triunfos, un empate y dos derrotas (7/15), los blanquiverdes también han recortado distancias, en este caso sólo un punto, si bien ahora vuelve a ser el Almería el que está en el punto de mira.

Es como si fuera un viaje al pasado pero con un aspecto determinante diferente: tras la jornada 26, cuando Sandoval arribó a Córdoba, la distancia era sideral y pensar en la salvación parecía imposible; hoy, once jornadas después, el déficit es sólo un partido, que pudiera ser el que ambos tienen que librar dentro de dos semanas y media en El Arcángel. Las cuentas siguen saliendo, básicamente porque son las que el club se marcó en su hoja de ruta cuando apostó por el técnico madrileño. Ahora sólo queda plasmarlas en el campo, porque en el papel sirven de poco, empezando por la cita con el Huesca del próximo sábado. Comienza la cuenta atrás para una nueva batalla en blanco y verde.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios