Un tercio del olivar no será rentable cuando desaparezcan las subvenciones

  • Aproximadamente un euro de los tres de media que se paga en origen por un kilo de aceite depende de las ayudas europeas, que finalizarán de forma drástica a partir del año 2013

Comentarios 1

EL cultivo más importante de la provincia de Córdoba penderá de un hilo a partir del año 2013, fecha en la que está previsto el fin de las subvenciones europeas a la agricultura española. Según los datos del secretario provincial de la Unión de Pequeños Agricultores (UPA), José Luis Gutiérrez, "aproximadamente un tercio del olivar cordobés depende de las subvenciones europeas para sobrevivir".

De hecho, el gran problema del olivar está en los precios, que en época de grandes producciones -como la actual- rozan el umbral de la rentabilidad en muchas explotaciones cordobesas, sobre todo las de secano, siempre más expuestas a los cambios climáticos. Actualmente, el precio del aceite virgen extra está en 2,40 euros por kilo en origen. Sin embargo, la media de los últimos años ha rondado los tres euros por kilo. De esta cantidad, se estima que unos 90 céntimos corresponden a las ayudas procedentes de los fondos europeos.

Gutiérrez estimó complicado el cultivo de un tercio del olivar cordobés si antes no se plantean soluciones para su reconversión o alza de los precios. De hecho, comparó la situación que debería atravesar este sector con la que viven los cereales. "Lo que ahora mismo está pasando con el trigo es un reajuste comercial lógico", explicó el secretario provincial de UPA, quien insistió en que los precios de este tipo de cereal "que se pagaban hasta hace un año eran prácticamente los mismos que se abonaban en 1987", año en que llegaron las primeras ayudas europeas a España.

Por tanto, los productores estiman que si el olivar cordobés quiere sobrevivir el precio tiene que subir, pero siempre dentro de un límite, ya que hace dos años cuando lo que se pagaba en origen llegó a superar los 4,5 euros por kilo el consumo descendió en al menos un 20%.

Sin embargo, los olivareros están expectantes ante lo que pueda suceder a partir de la próxima campaña de la aceituna. En las dos últimas, la producción ha sido alta, gracias a que ha acompañado la climatología y a que se salvaron los problemas de las heladas de hace tres temporadas. Sin embargo, para este año se estima una campaña media, ya que las lluvias han llegado tarde para los olivares -si bien han favorecido que la campaña de recogida apenas haya sufrido interrupciones-.

De hecho, actualmente la producción de aceite es muy similar a la demanda de consumo que existe en todo el mundo. Los mayores temores del sector están en comprobar cómo puede afectar una campaña un poco más corta y en que la producción apenas sea suficiente como para garantizar el consumo. Según los expertos, el alza moderada de los precios es la única salida para garantizar la supervivencia del sector tradicional cordobés.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios