La primera fase de la obra del Templo Romano concluirá a finales de mes

  • La reforma del monumento comenzó en abril y contará con una segunda parte que prevé la construcción de una pasarela

Columnas recién restauradas del Templo Romano. Columnas recién restauradas del Templo Romano.

Columnas recién restauradas del Templo Romano. / josé martínez

La primera fase de la reforma del Puente Romano finalizará a finales de este mes de julio. Así lo informaron ayer a el Día fuentes municipales que detallaron que, en estos momentos, la obra se encuentra a un 85% de su ejecución. Fue ayer cuando ya comenzaron a retirarse los andamios y las telas que cubrían gran parte de las columnas del monumento que ahora se pueden ver mucho más claras que antes. Además, las mismas fuentes explicaron que la reforma se centra en estos momentos en el muro delantero de las antérides.

Esta primera fase de la recuperación del Templo Romano, que una vez finalizada permitirá la visita al mismo, tenía que arrancar a finales de marzo, si bien los trabajos previos (que incluían sacar la colonia de gatos que había tomado el espacio) se retrasaron y llevaron el inicio a abril. Con ello, teniendo en cuenta que el periodo de realización de esta primera fase estaba situado en unos cuatro meses, parece que la obra finalizará en plazo. La Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU), encargada de la reforma, informó en su día de que esta primera fase contempla la reconsolidación de la estructura, con especial atención en los sillares, los muros de contención que lindan con el Ayuntamiento y los elementos de las columnas. El presupuesto para esta parte alcanza los 200.000 euros y la empresa encargada de realizarlo es Patrimonio Inteligente SL.

El presupuesto total de las dos partes de la reforma asciende a 600.000 euros

El objetivo es finalizar por completo la reforma del Templo a finales de año, o al menos que en esa fecha ya sea visitable. Según la planificación de Urbanismo en estos momentos se tendría que estar licitando la segunda parte de las obras que, con una cuantía situada en 400.000 euros, prevé construir una pasarela para que se pueda acceder a las zonas de las columnas. Además, esta fase también tiene contemplado el levantar una plataforma por la que acceder desde el monumento hasta el interior del Consistorio donde ya se ha recuperado además alguna parte de la muralla.

El proyecto completo también recoge hacer un centro de interpretación del Templo Romano, si bien esta parte no se prevé que este a finales de año, no obstante no es condición sine qua non para que sea visitable el resto de la reforma. Este centro de interpretación, que se plantea como el que hay en Medina Azahara, se ubicaría dentro del Ayuntamiento, donde antes estaba la Oficina de Consumo. Este centro de interpretación tiene como objetivo informar de manera didáctica de los datos del Templo.

Toda esta reforma viene a complementar la ya realizada sobre la calle Capitulares (que contó con un presupuesto de 700.000 euros), ambas contempladas en el Plan Turístico de Grandes Ciudades. En el Templo Romano ya se acometió alguna reforma, como la realizada en 2013 que permitía observar el monumento con más facilidad que antes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios