Unos 20 parcelistas del aeropuerto piden elegir al tasador de sus casas

  • Algunos de los propietarios han impedido que las empresas elegidas por AENA, Timsa y Euroval, accedan a sus viviendas para definir su precio de mercado

Comentarios 23

Nuevo revés para la ampliación del aeropuerto, un proyecto que necesita forzosamente la expropiación de alrededor de un centenar de viviendas construidas en sus aledaños. En torno a una veintena de los parcelistas afectados de la zona de los Llanos del Castillo le han negado la entrada a sus casas a los tasadores de Timsa y Euroval, las empresas que eligió Aeropuerto Españoles y Navegación Aérea (AENA) para determinar el valor de mercado que tienen estos inmuebles. Según informaron a El Día fuentes vecinales, los propietarios de estas viviendas -la mayoría de las que se levantan en esta parcelación- pretenden que AENA ceda y que sean ellos los que se encarguen de buscar a la entidad tasadora. La "desconfianza" hacia las sociedades seleccionadas por este organismo dependiente del ministerio de Fomento representa la razón principal que les ha hecho llegar a este extremo.

Según algunos de los parcelistas consultados por este periódico, lo que piden es totalmente "legal", ya que se trataría de contratar empresas homologadas y neutrales para la valoración de sus viviendas. En este sentido, las fuentes a las que se preguntó sobre este asunto señalaron que "quién nos dice a nosotros que no nos van a perjudicar la tasación que haga alguna de las empresas elegidas por AENA".

Mientras tanto, los parcelistas de Llanos del Castillo parecen firmes en su intención de evitar que los tasadores entren a sus viviendas. Esta nueva situación conlleva un bloqueo de la ampliación de las instalaciones aeroportuarias, dada la necesaria expropiación de los inmuebles. Algunos de los titulares se agarran, incluso, a la posibilidad de que no les derriben su propiedad, una opción que resulta muy remota al abordar los planes del Gobierno central en esta zona de la ciudad.

No es la primera vez, sin embargo, que se produce un rechazo masivo a las pretensiones de AENA. Así las cosas, el pasado octubre se produjo una división vecinal entre los propietarios que tienen casas de mejor calidad y los que contaban con otras inferiores, ya que unos exigían mantener en pie sus viviendas y los otros, sin embargo, se mostraron más favorables a la compensación económica. En cualquier caso, todo apunta que no serán fáciles las negociaciones con los vecinos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios