El fútbol y el salmorejo rompen las fronteras

  • Don Juan Carlos felicita a Chaves por su cumpleaños con un tirón de orejas y a Rosa Aguilar con un afectuoso abrazo

En torno a las 17:00 comenzaron a llegar ayer los primeros invitados a la nueva sede de Casa Árabe en Madrid, un edificio neomudéjar del siglo XIX localizado en la calle Alcalá. Rosa Aguilar fue la primera de los cinco vicepresidentes de la institución en hacer acto de presencia en los jardines del edificio. Le siguieron, por este orden, Miguel Ángel Moratinos, Manuel Chaves, Alberto Ruiz Gallardón y Esperanza Aguirre. Tras los saludos de rigor, dos temas de conversación se extendieron en los corrillos: el Congreso Federal que el PSOE ha celebrado el pasado fin de semana y el cumpleaños de dos de los presentes: Chaves y Aguilar. Después de cinco días en Madrid, el responsable andaluz no ocultaba sus ganas de llegar a su casa sevillana, aunque comentaba que estará poco tiempo porque el viernes arranca en Granada el cónclave en el que, con seguridad, saldrá reelegido secretario general del PSOE de Andalucía. Ya sólo le queda esta cita, los provinciales del siguiente fin de semana y algunos compromisos que cumplir con los compañeros de otras comunidades, ya en su calidad de presidente del partido. A Rosa Aguilar le preguntaban por su Asamblea, bastante más movida internamente que las que tienen los socialistas en esta etapa. "Yo hasta noviembre nada", comentaba la alcaldesa. Por allí estaba una de las protagonistas del Congreso Federal socialista: la flamante número tres, Leire Pajín. Como era de esperar, todo fueron felicitaciones para la recién llegada a la primera línea del PSOE, quien las asumía con media sonrisa; incluso balbuceó un "no sé, no sé". En cualquier caso, se mostraba exultante y en un encuentro posterior con Chaves le evidenció su afecto con motivo de su aniversario, concretamente 63 sietes de julio. También le piropeaba Trinidad Jiménez, quien le aseguraba que no aparentaba su edad. El gimnasio da sus frutos.

A las 17:30, todos los invitados habían llegado a Casa Árabe y aguardaban a los Reyes, quienes inauguraron la nueva sede. Pero sólo los vicepresidentes de la institución les esperaban en el jardín. Un férreo protocolo les dispuso en fila para cumplimentar a los monarcas, aunque fue Don Juan Carlos quien no dudó en saltarse el guión al aproximarse a Chaves y, con un par de tirones de orejas, le felicitó por su cumpleaños. Más tarde, el presidente de la Junta comentaba que el gesto del Rey le había recordado una tradición prácticamente olvidada por él.

Acto seguido, Don Juan Carlos hizo lo propio con Rosa Aguilar, aunque a la alcaldesa se limitó a dispensarle un fuerte abrazo. La Reina también se mostraba especialmente afectuosa en su encuentro con la responsable municipal, quien no les hizo la reverencia en el saludo, algo que sí llevó a cabo Esperanza Aguirre. No obstante, quedó patente el feeling de la alcaldesa con los monarcas, muy lejos de la bandera de la III República que enarbola su formación política.

Después de la reunión del Alto Patronato de Casa Árabe y de la inauguración de la exposición de imágenes fotográficas que recogen las relaciones políticas entre España y el mundo árabe en el último siglo, los Reyes asistieron al cóctel ofrecido por la institución y dieron muestra de su cercanía departiendo con los asistentes. En la mente de todos, el reto del proyecto que desarrollan: el establecimiento de puentes entre Oriente y Occidente. Mientras, hay dos aspectos que rompen fronteras, que acaban con las barreras: el deporte y la gastronomía. El primero vino de la mano del secretario general de la Liga Árabe, Amr Musa, quien comenzó su discurso felicitando a España por el triunfo de su selección de fútbol y de Nadal en Wimbledon. El segundo aspecto llegó con el salmorejo, que hizo las delicias de los presentes, nacionales o árabes. Ahí había entendimiento.

La representación cordobesa estuvo, además de en la alcaldesa, en el primer teniente de alcalde del Ayuntamiento, Rafael Blanco, y en la delegada de Cultura de la Junta, Mercedes Mudarra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios