Cuando celebrar la Navidad es un caldo caliente y dormir bajo techo

  • La casa acogida Madre del Redentor prepara menús especiales

La Navidad ha llegado para la mayoría de los cordobeses, las calles se inundan de luz y de buenos sentimientos y se celebra con la familia y los amigos unos días de fiesta, donde la crisis pasa a un segundo plano. Sin embargo, para las personas que durante todo el año viven al raso en las calles de la ciudad, estas fechas son mucho más difíciles, aunque los colectivos sociales y religiosos de la capital preparan en sus cocinas menús especiales que alivian, al menos por unos días, su dura situación. Para estas fechas, y desde septiembre, las 40 y 48 plazas de la casa de acogida Madre Redentor y del Ayuntamiento, respectivamente, están completas, lo que demuestra la demanda que hay de estos recursos. La trabajadora social de Madre del Redentor Julia Cerro asegura en ese sentido que "todos los días intentamos darles cariño, pero en estas fiestas, además, adornamos la casa y preparamos unos menús especiales, donde pueden degustar jamón, langostinos y platos parecidos a los que cualquier familia come estos días".

La crisis está afectando no sólo a los que viven en la calle, si no también a los que se han quedado en paro y "no pueden pagar ni el alquiler ni comida". El perfil del usuario de estos colectivos está cambiando por culpa de la situación económica del país, lo que hace que "salgan dos plazas y haya unas 40 personas solicitándolas", señaló Cerro. A pesar de esto, el beneficiario sigue siendo en su mayoría hombres de mediana edad, algunos con problemas de adicción y otros temporeros, que pasan unos meses en estos albergues. El objetivo de los voluntarios y de los religiosos que llevan tanto la casa de Acogida Madre Redentor, el comedor de los Padres Trinitarios y la Casa de Acogida del Consistorio es que "esta noche los beneficiarios disfruten, ya que es muy difícil pasar estas fechas lejos de sus seres queridos, en algunos casos, y en otros, habiéndolo perdido todo", señaló Cerro.

Los menús, que se servirán esta noche, mañana, en fin de año y año nuevo, constan de unos aperitivos, un primer plato y un segundo, además de postre, dulces navideños y algún que otro licor sin alcohol. Además, tanto las casas de acogida como el comedor ambientan la noche de hoy con villancicos, ya que "todo es poco para paliar la difícil situación que pasan estas personas". En estos colectivos, además, se les da una orientación integral, sobre todo en empleo, que "es lo que más demandan en los últimos meses", manifestó Cerro. Esta Navidad será pues para los sin techo y para los seres solidarios que los atienden.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios