El 40% de los alumnos inmigrantes asegura que recibe insultos racistas

  • Un estudio de investigadores del departamento de Psicología de la Universidad de Córdoba pone de manifiesto el aumento del acoso escolar a través de las nuevas tecnologías entre los estudiantes

Comentarios 1

Los insultos llenan las aulas cordobesas. Pero lo peor, es que parte de ellos son de carácter racista. Al menos, es lo que ponen de manifiesto los primeros datos de un estudio que realiza un grupo de investigadores del departamento de Psicología de la Universidad de Córdoba (UCO) y que ayer puso sobre la mesa uno de sus integrantes, Antonio Jesús Rodríguez, en el transcurso de los Seminarios Universitarios de Lucena. Profesor de Psicopedagogía de la UCO, Rodríguez indicó que el 40% de los alumnos inmigrantes de la capital en enseñanzas obligatorias asegura que ha recibido un insulto racista en alguna ocasión.

"Es la forma de maltrato que más nos ha alarmado", reconoció Rodríguez, quien incidió en que a pesar de ello las aulas cordobesas no son racistas, ya que "no hay casos alarmantes". Es más, negó la existencia de casos en los que este tipo de insultos xenófobos haya llegado a una denuncia. El estudio, que dirige la catedrática de Psicología Educativa y de la Educación de la UCO, Rosario Ortega, se ha llevado a cabo entre una muestra de alumnos de varios centros de la capital -ubicados en distintas zonas- de sexto de Primaria, segundo y cuarto de Educación Secundaria. A todos se les distribuyó una serie de cuestionarios con una historia en la que se narraba el caso de un personaje que recibía insultos y los alumnos debían contestar si los recibían ellos en muchas o pocas ocasiones. De toda la muestra -en la que participaron tanto alumnos cordobeses, como pertenecientes a minorías étnicas y al colectivo gitano- el 7% afirmó que había recibido insultos de corte xenófobo y, de este porcentaje el 40% corresponde a estudiantes inmigrantes y un 25% al colectivo gitano, detalló el profesor. Otra de las conclusiones a las que han llegado los investigadores es que "cuanto menor es el grupo de procedencia de los estudiantes inmigrantes tienen más posibilidades de sufrir cualquier tipo de maltrato en el ámbito escolar", detalló. De manera evidente, en los centros educativos con una mayor diversidad cultural, las minorías sufren menos maltrato.

Junto a los insultos de corte xenófobo, los investigadores también estudian otras formas de comportamiento negativo de los alumnos en las aulas contra los compañeros que son inmigrantes, como son la exclusión social y el maltrato verbal indirecto, que se desarrolla "a través de rumores y entre redes de iguales", dijo.

Éste no es el único estudio que realiza la UCO sobre la violencia escolar en Andalucía, ya que también lleva a cabo otro que se centra en las nuevas vertientes del acoso en las aulas a través del uso las nuevas tecnologías -conocido como ciberbullying-, como internet y los teléfonos móviles. Hasta la fecha, los datos de esta tendencia de acoso no son alarmantes, aunque los expertos reconocen que son preocupantes, ya que los efectos de este tipo de acoso son más difíciles de subsanar. La razón de esta dificultad es que los afectados casi no pueden abandonar su rol de víctima porque las agresiones suelen hacerse públicas a través de la red y los agresores permanecen en el anonimato.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios