Taer Andalus estudia reducir los destinos para poder empezar a volar en verano

  • La compañía realiza proyectos de viabilidad para ajustar su oferta comercial

Comentarios 5

A pesar de que en un principio Taer Andalus aseguró que el aeropuerto de Córdoba recibiría vuelos comerciales de pasajeros a partir de esta primavera, el futuro de esta nueva línea aérea aún no está definido. De abril se pasó a verano y, a estas alturas, todavía no está clara cuál será la fecha en la que el aeródromo cordobés recupere su actividad comercial. Según informaron fuentes de la empresa, en estos momentos se están realizando estudios de viabilidad para conocer la verdadera rentabilidad de los destinos que se ofrecen e, incluso, no se descarta eliminar algunas rutas. El pasado mes de febrero, en la Feria Internacional de Turismo, los responsables de Taer Andalus anunciaron que serán cuatro los aviones que despeguen o aterricen cada día en una pista de poco más de 1.350 metros y con destino a Cataluña, País Vasco, Galicia y Mallorca. En un principio también se incluyó en esta lista ciudades de Marruecos, Canarias y puntos de la cornisa cantábrica. Sin embargo, desde la empresa aseguraron que "es mejor esperar y dar pasos seguros" en relación con el recorte de los posibles destinos.

En cualquier caso, la línea aérea mantiene que su fecha para empezar a volar será este verano, aunque no concretaron si "en julio, agosto o septiembre". Y es que todavía quedan algunos asuntos pendientes como "el lanzamiento de la marca y algunas negociaciones con AENA", la empresa que se encarga de la gestión del aeropuerto de Córdoba.

El proyecto de Taer Andalus es aún más ambicioso porque también prevé conectar la capital con países como Reino Unido, Francia, Alemania e Italia. Además, también realizará vuelos charter para empresas organizadoras de congresos y eventos, otras compañías aéreas y equipos deportivos. La compañía cuenta con un capital inicial de 1,5 millones de euros, que esperan rentabilizar durante los primeros 11 meses. De hecho, confían en tener una facturación de 18,5 millones de euros durante el primer año y alrededor de 50 en el primer lustro de vida de la nueva compañía, según sus previsiones.

El avión que volará será el BAe 146. Este modelo se fabrica en el Reino Unido y cumple con todos los requerimientos para salvar las restricciones del aeródromo cordobés, ya que es capaz de despegar y aterrizar en aeropuertos de pistas cortas como éste. Además, se trata del más silencioso del mercado y sensible con el medio ambiente, por sus bajas emisiones de dióxido de carbono.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios