Aromas y sabores

Nuevos continentes para el vino

  • Envases. La innovación llega también a un mundo tan tradicional como es el del vino

  • Si bien en España empiezan a aparecer los primeros, son ya un éxito en países de Europa y América

Nuevos continentespara el vino Nuevos continentespara el vino

Nuevos continentespara el vino

El vino en botella de vidrio está ligado a ciertos "códigos" de consumo, a todo un ambiente de convivialidad y de placer. Nadie duda de que es el continente clásico preferido por el consumidor y por los productores, aunque de hecho debe renovarse para ser botellas más ligeras, más fáciles de reciclar o incluso sujeta a un sistema de consigna.

Todo esto más el hecho de tratar de llevar a los jóvenes consumidores (siempre mayores de edad, claro) al universo del vino ha dado como resultado el surgimiento de nuevos y atrevidos continentes en un sector reacio a los cambios y apegado a la tradición pero que disminuyen la llamada "huella de CO2" de las bodegas, es decir, la contaminación derivada de la producción de cada unidad, sea cual sea su volumen de contenido. Son los vinos de media gama los que empiezan a optar por estos envases. La demanda existe sobre todo en exportación, en los mercados de Europa el Norte, muy sensibles a las materias ligadas con el desarrollo sostenible.

Una de la alternativas al vidrio son las botellas de aluminio con cápsula de cierre

Una de estas alternativas al vidrio son las botellas de aluminio con cápsula en el cierre. Tienen la ventaja además de que son muy diferenciadoras y favorecen el "reclutamiento" de nuevos adeptos, mucho más habituados al "ready-to-drink" o "listo para beber", como las sodas o las cervezas. Por otra parte, la botella de aluminio ofrece una superficie de 360 grados y una gran definición en la impresión, lo que la convierte en un vector de comunicación. Las botellas de plástico con sofisticadas técnicas de impresión se apartan igualmente de los códigos establecidos con los bares de moda y los eventos al aire libre en el punto de mira. A esto hay que añadirle que la capacidad de carga de un camión con este tipo de envase es de entre un 25% y un 30% mayor, por lo que es posible mover más cantidad de producto al mínimo coste y ahorrar tiempo en entregas.

Con aún menos complejos tenemos los vinos en lata de aluminio que van ganando terreno en el consumo nómada, conciertos, etc. La lata ofrece la posibilidad a las marcas innovadoras de abrir nuevos mercados y extender su imagen de marca a otros nichos, además de sacar partido de las cuestiones medioambientales que tanto están de actualidad.

Pero si queremos seguir con el vidrio pero con un contenido menor, existe la botella bordelesa de 25cl y low cost, tintada de verde y con un peso ligero: 160 gramos. Es una alternativa al plástico, el aluminio y el cartón. Normalmente se utiliza en vinos de entrada de gama con un material que aúna la conservación del vino que contiene, una seguridad alimentaria innegable, un precio muy competitivo y el vidrio, que sigue siendo el gran favorito de los consumidores. El lanzamiento de esta nueva botella marca una pequeña revolución ya que la tecnología es innovadora y a la vez muy simple y utilizable en todas las regiones del mundo.

En 1963, una empresa sueca sacó el mercado un envase revolucionario: el Tetra Brik, como resultado de un desarrollo anterior, el Tetra Classic. El uso inicial que se hizo de él como contenedor para la leche ha condicionado, sin embargo, la manera en la que las empresas alimentarias lo han ido utilizando. En España, al menos, el tetrapack tiene una pésima imagen, al asociarse siempre con vinos de gama baja. Cualquier empresa que deseara utilizar este continente tendría, primero, que restañar la imagen del tetra, incluso darle lustre y un toque chic. El vino en cartón tiene numerosos aspectos positivos. El primero está en el bolsillo: la fabricación de un Tetra Brik es mucho más barata que la del vidrio y el corcho, el cartón es más ligero, y por su forma resulta mucho más fácil de transportar que una botella. De este modo las empresas se podrían ahorrar unas cantidades considerables en logística que repercuten de forma muy beneficiosa en el precio definitivo. Aunque los Tetra Briks son más porosos que el cristal, por lo que no se pueden utilizar para vinos que estén destinados a envejecer; de hecho los vinos en Tetra Brik deben llevar siempre una fecha de caducidad.

Ya saben, el hábito no hace al monje. El continente no hace el vino. Pero nos da muchas pistas que un productor escoja un continente de alguno de los tipos que hemos hablado. Pruebe sin prejuicios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios