La corrida benéfica contra el cáncer apunta a lleno en una jornada de apoyo al toreo

  • Ponce, Finito, El Fandi, Urdiales Julio Benitez y Ginés Marín lidiarán reses de Zalduendo

Un año más, el festival a beneficio de la delegación local de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) supondrá el punto de partida de la temporada taurina del Coso de los Califas. Esta edición, que será la primera que se celebra sin el apoyo institucional del Consistorio, algo que motivó cierta polémica, servirá para mostrar el apoyo que tiene el toreo en la sociedad cordobesa, pues parece que el aforo del coso será ocupado al completo.

En esta edición el cartel de la corrida benéfica cuenta con el veterano Enrique Ponce, quien mostrará su tauromaquia, su sapiencia y oficio en un momento en el que vive una segunda juventud, tal y como se comprobó en la pasada feria de las Fallas de Valencia.

También estará presente, un año más Juan Serrano Finito de Córdoba, quien siempre es muy sensible a la causa benéfica de este tradicional festival. Este año, que celebra sus bodas de plata como matador de toros, se espera un Finito capaz de mostrar que ese toreo que lo llevó a ocupar lugares de privilegio en el escalafón ganado con el paso de los años y que dará lustre a muchos carteles esta temporada.

Si Ponce y Finito han actuado numerosas veces en Los Califas, el riojano Diego Urdiales se presenta en Córdoba. Torero curtido en mil batallas, ha visto recompensado su esfuerzo de tantos años y, apoderado por la FIT, tendrá la ocasión de poder torear fuera de sus plaza del norte de España y Francia. Su toreo clásico y lleno de ortodoxia es un aval para Urdiales, quien ha sido uno de los toreros por los que el Faraón Curro Romero ha mostrado más interés por seguir en la presente temporada. Completan el cartel el mediático David Fandila El Fandi, quien siempre es seguido por un público, quizás menos entendido, que gusta de su variedad con el capote y sus vistosos tercios de banderillas; y un Julio Benítez El Cordobés que tendrá esta temporada una nueva oportunidad para coger el tren del éxito, en esta ocasión de la mano del matador de toros retirado Tomás Campuzano, quien le acompañará en sus actuaciones.

Cierra el cartel, siguiendo la tradición y la reglamentación, aunque en ocasiones se obvie, un novillero. En esta ocasión hará el paseo el extremeño Ginés Marín, quien, próximo a tomar la alternativa, se ha mostrado como un firme valor para tener en cuenta para el futuro, siendo uno de los llamados a renovar el escalafón de matadores a corto plazo. Se lidiara una escogida novillada con el hierro de Zalduendo, propiedad del mexicano Bailleres, que se la adquirió a Fernando Domecq, quien la formó con elementos del hierro familiar de Jandilla y a las que dotó, a través de la selección, de una personalidad propia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios