La madre de uno de los agentes asesinados en Castejón intenta agredir a El Solitario

  • Un perito de la Guardia Civil asegura que quien disparó lo hizo "con intención de matar"

La tercera sesión del juicio que se celebra en Pamplona contra Jaime Giménez Arbe fue la más tensa y sobrecogedora de las realizadas hasta ahora. En la misma declararon los familiares de los dos guardias civiles, Juan Antonio Palmero -natural de Cádiz y criado en Málaga-, y José Antonio Vidal (de Oviedo), a los que, presuntamente, asesinó El Solitario el 9 de junio de 2004 en la localidad navarra de Castejón.

Tras la declaración de la madre del primero de ellos, ésta se abalanzó sobre el acusado gritando e increpándole, a lo que el acusado, que tuvo que ser protegido por los agentes de la Policía Foral, respondió "no tengo nada que ver con la muerte de su hijo, señora". La mujer respondió a esto llamándole "mentiroso".

Los testimonios de los padres de ambos agentes y de la novia de Juan Antonio Palmero fueron especialmente conmovedores. Sentada en una silla, con gafas de sol y visiblemente emocionada declaró la madre de Palmero, María Benítez, tras lo que hizo lo mismo su padre, Rafael Palmero, que confesó que su vida ha quedado "destrozada".

El tribunal también tomó declaración a través de videoconferencia a la madre de El Solitario, Soledad Arbe Illanes, que se acogió a su derecho de no declarar.

Por su parte, el forense que realizó la autopsia a los cadáveres, Rafael Teijeira, señaló que en sus 22 años de experiencia en este tipo de homicidios, estos dos casos han sido los que más lesiones presentaban. De hecho, indicó que Palmero tenía 22 lesiones "que afectan a zonas vitales" y que le causaron la muerte, mientras que Vidal tenía 14 lesiones en la zona de la cabeza, cuello y tórax.

Ayer también declaró el perito del instituto armado que realizó la inspección ocular tras el asesinato, y afirmó que quien disparó contra los agentes lo hizo "con intención de matar, de forma fría y calculadora".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios