Muertes de récord

  • La mujer más alta del mundo, la china Yao Defen, que medía 2,36 metros, y la más vieja, la estadounidense Besse Cooper, de 116 años, han fallecido en sus países.

La persona más vieja del mundo, la estadounidense Besse Cooper, murió el lunes a los 116 años, mientras que se dio a conocer también el fallecimiento de la mujer más alta del mundo, la china Yao Defen, que medía 2,36 metros. Cooper murió en Monroe, en el estado norteamericano de Georgia, según confirmó su familia. La anciana, que durante muchos años trabajó como maestra en una pequeña escuela, aseguraba que debía su longevidad a que se ocupaba sólo de sus cosas y a que no comía comida basura. 

El caso de la china Yao Defen es bien distinto. Sufría desde hace tiempo problemas de salud y falleció el 13 de noviembre a los 40 años en la provincia de Anhui, informó el diario local Xin'an Wanbao. Un tumor cerebral, que provocó un crecimiento desmesurado, hizo que a los 13 años ya midiera 1,85 metros. Como su familia era muy pobre fue llevada al circo para exhibirla como espectáculo. Tras varias operaciones, la última en 2006 en Shanghai, consiguió tener una vida más o menos normal, hasta que en 2009 tropezó y se golpeó la cabeza. Aunque sobrevivió, desde entonces yacía en cama. Los medios chinos dijeron siempre que la mujer medía 2,36 metros, aunque en el Libro Guinness de los Récords figuraba que su estatura era de 2,33 metros. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios