El Gobierno activa el 'Protocolo 11-M' para la gestión de catástrofes

  • El Ejecutivo descarta la posibilidad de un atentado · Zapatero suspende sus vacaciones en Doñana y se traslada a Madrid para dirigir un gabinete de crisis · El presidente anuncia que se volcará en las familias de las víctimas

El Gobierno, en plena coordinación con la Comunidad de Madrid y las autoridades judiciales encabezadas por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) activó ayer el Protocolo 11-M de cara a afrontar la catástrofe del accidente aéreo. Este Protocolo 11-M fue aprobado tras los atentados terroristas de Madrid del 11 de marzo de 2004 que causaron 191 víctimas mortales y se trata de un dispositivo a seguir en caso de grandes catástrofes. Uno de los principales requisitos de este procedimiento es el que hace referencia a la concentración e identificación de los cadáveres para lo que la Comunidad de Madrid ya ha movilizado a numerosos médicos forenses.

En este sentido y siguiendo los mismos mecanismos que se llevaron a cabo en el 11-M, los cadáveres comenzarán a llegar en la noche de ayer a uno de los grandes pabellones de Ifema, de Madrid, habitualmente dedicados a exposiciones. Precisamente, la presidenta de la Comunidad de Madrid, pidió el apoyo de forenses de otras regiones. Hasta la capital se desplazarán forenses de Sevilla y Barcelona.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, conmocionado y muy afectado por la "terrible" tragedia, suspendió sus vacaciones en Doñana y se desplazó a Barajas para conocer de primera mano las labores de rescate de las víctimas y de asistencia a los heridos y a las familias. El jefe del Ejecutivo expresó su pesar, condolencias y solidaridad con las familias de las víctimas de "este terrible accidente que hemos sufrido en Madrid". Zapatero precisó que la Comisión de Investigación iniciará sus trabajos "inmediatamente" para determinar las causas del accidente. Afirmó que el Gobierno volcará todos sus esfuerzos con los familiares y destaca la coordinación entre el Gobierno con la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid.

El presidente se refirió a lo que ya había anunciado la ministra de Fomento y precisó que, "conforme a los protocolos establecidos, la Comisión Técnica de Investigación, que es a la que corresponde determinar las causas y las circunstancias de este gravísimo accidente, empiece a trabajar inmediatamente y conforme está establecido determinará las causas y las circunstancias".

El presidente señaló que el Gobierno "volcará todos sus esfuerzos" en apoyar a las familias en este "trance tan duro" como es "recibir una noticia de una tragedia de tal envergadura". Zapatero quiso también destacar su "reconocimiento a la tarea de coordinación que el Gobierno ha realizado con la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de Madrid para desplegar la mayor eficacia posible ante este hecho trágico". Finalmente reiteró que "todo el Gobierno está lógicamente conmocionado, muy afectado, como están todos los ciudadanos españoles por esta tragedia que hoy nos asola".

Por otra parte, el presidente del PP, Mariano Rajoy, expresó "la condolencia de toda la familia popular" a los familiares de las víctimas y esperó la recuperación de los heridos "con la mayor celeridad posible". El dirigente del PP visitó anoche el tanatorio instalado en Ifema para trasladar sus condolencias a los familiares de los fallecidos y saludó también a los trabajadores que han colaborado en el lugar del siniestro, cuyo esfuerzo "para que las cosas se puedan desarrollar de la mejor manera posible" quiso agradecer.

"Es verdad que una tragedia de estas características no tiene solución, pero también es verdad que se tiene que hacer un esfuerzo para intentar hacer las cosas bien".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios