Desalojadas unas cien personas de una urbanización de Palma por inundación

  • La consellera de Interior, Maria Angeles Leciñena, ha informado de que los vecinos serán trasladados al polideportivo de Germans Escales y posteriormente la Conselleria de Asuntos Sociales les buscará alojamiento en hoteles de la ciudad.

El Govern balear coordina desde este mediodía el desalojo de un centenar de vecinos de la urbanización de Can Gallard, próxima a la zona palmesana de Son Llátzer, como consecuencia de las inundaciones que afectan hoy a Mallorca.

La consellera de Interior, Maria Angeles Leciñena, ha informado a EFE de que los vecinos serán trasladados al polideportivo de Germans Escales, cerca del segundo cinturón de Palma y, posteriormente, la Conselleria de Asuntos Sociales les buscará alojamiento en hoteles de la ciudad.

Según han explicado a Efe fuentes de la Conselleria, estas familias podrán volver a sus casas una vez que se hayan evaluado los daños producidos por las inundaciones y la situación esté completamente normalizada.

La titular de Asuntos Sociales, Fina Santiago, junto con el concejal de Bienestar Social del Ayuntamiento de Palma, Eberhard Grosske, ha acudido a la urbanización para acompañar a los afectados en el trasladado, que el Govern prevé esté finalizado a media tarde.

Según ha explicado Leciñena, el helicóptero de Emergencias de la comunidad ha evacuado a dos personas de su vivienda en Sa Pobla, en la que habían quedado atrapadas por una balsa de agua provocada por las intensas lluvias caídas en la zona.

Junto con Sa Pobla, otros de los municipios más afectados por este temporal de lluvia y nieve que azota la isla desde ayer han sido, según la consellera de Interior, Andratx, Calvià, Puigpunyent, Sóller y Estellencs. "En general toda la zona de la Sierra de la Tramuntana", ha puntualizado.

Las incidencias sobre el tráfico, según la Dirección General de Emergencias, se han concentrado en las salidas y entradas a Palma por la carretera de Manacor, donde ha habido atascos de hasta tres horas, debido al desbordamiento del torrente Gros, que también ha afectado a la carretera vieja de Sineu.

Otros puntos conflictivos para la circulación por las inundaciones registradas han sido el Camí Fondo y la carretera de Llucmajor, a la altura de la depuradora. En total, en toda la isla han estado afectadas por cortes una decena de carreteras.

En los municipios de interior, donde se han registrado menos inundaciones, la fuerza con la que ha caído la lluvia ha causado desprendimientos de tierra en varias carreteras, ha dicho la consellera.

Los equipos de Emergencias del 112, activados desde ayer, han atendido directamente 500 incidencias de las más de 2.000 que se han producido en la isla en las últimas horas, un centenar de las cuales "han sido realmente importantes", ha asegurado Leciñena.

La mayoría de estas incidencias han sido caídas de muros, árboles derrumbados sobre la vía pública e inundaciones de viviendas, garajes y comercios, cuyos daños aún no han sido evaluados.

Leciñena ha aclarado que la situación comenzó a empeorar ayer, por lo que la Dirección General de Emergencias decretó el Índice de Gravedad Uno (alerta naranja) al comprobar que la situación meteorológica era cada vez más adversa.

A las 16.30 horas de la tarde de ayer se reunió por primera vez el gabinete de crisis de la Conselleria para reforzar el control de los torrentes y los puentes de las islas al ver que la lluvia no cesaba sino que se incrementaba.

"Desde entonces hemos estado encima de todo y hemos pedido el refuerzo de todas las fuerzas de seguridad y emergencias" de la isla, ha concluido la consellera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios