La CE quiere ayudar a los agricultores de países pobres con 1.000 millones

  • El fondo se destinará a aumentar la producción, financiando la compra de semillas y fertilizantes, para paliar la crisis por la subida del precio de los alimentos · La propuesta debe aprobarse en noviembre

La Comisión Europea (CE) presentó ayer oficialmente su propuesta de crear un fondo dotado con 1.000 millones de euros para ayudar a los agricultores de los países más pobres a aumentar la producción, financiando por ejemplo la compra de semillas y fertilizantes, y paliar así la subida de los precios de los alimentos. El fondo cubrirá únicamente los años 2008 y 2009 y el Ejecutivo comunitario pretende que el dinero se saque de las subvenciones para los agricultores europeos que no se han utilizado.

La creación del fondo debe ser aprobada por los Veintisiete y por la Eurocámara, donde algunos parlamentarios ya han expresado sus dudas sobre el método de financiación escogido por Bruselas. Pese a ello, la CE espera que se pueda llegar a un acuerdo antes del mes de noviembre para evitar que se pierdan los fondos agrícolas no utilizados en 2008 y que las ayudas se empiecen a conceder a principios de 2009.

El presidente del Ejecutivo comunitario, José Manuel Durao Barroso, destacó que el impacto del alza de los precios de los alimentos afecta sobre todo a los ciudadanos de los países más pobres del mundo y podría poner en riesgo los progresos logrados hacia los Objetivos de Desarrollo del Milenio y "exacerbar las tensiones en los países pobres, especialmente en África".

El objetivo de este instrumento financiero, prosiguió Barroso, es "permitir una respuesta rápida y enérgica en materia de oferta agrícola". "Se trata de un acto de solidaridad hacia los más pobres pero también de una medida responsable para favorecer la estabilidad. Su finalidad es aumentar la producción agrícola en los países en vías de desarrollo para luchar contra los efectos de la fuerte subida de los precios de los alimentos", resaltó el presidente de la Comisión en un comunicado.

El Ejecutivo comunitario subrayó que la subida de los precios de los alimentos en 2007 y 2008 ha tenido un impacto negativo en numerosos países en vías de desarrollo y ha agravado la pobreza de "centenares de millones de personas". Además, ha provocado "problemas, revueltas e inestabilidad" en varios países y pone en peligro los progresos logrados los últimos años gracias a las inversiones en el plano político, en desarrollo y en el mantenimiento de la paz.

Al mismo tiempo, la Comisión puso de relieve que los altos precios agrícolas han permitido reducir los gastos de mercado de la política agrícola común para 2008 y las previsiones apuntan a que ocurrirá lo mismo en 2009. A juicio de Bruselas, ello permite poner en marcha este instrumento temporal para estimular la agricultura en los países pobres. La idea de crear este fondo fue presentada por primera vez por Barroso en la cumbre de líderes europeos que se celebró en junio en Bruselas.

Entre los criterios que se utilizarán para escoger a los beneficiarios se encuentra la dependencia de las importaciones de alimentos, la tasa de inflación de los alimentos, y la vulnerabilidad social y fiscal. También se tendrá en cuenta la financiación que ya se ha recibido de la comunidad internacional y la capacidad de incrementar la producción agrícola.

Las ayudas se canalizarán a través de organizaciones internacionales como la FAO, Unicef o el Banco Mundial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios