Reportaje

El bazar de todas las cofradías

  • Las hermandades aprovechan los días de Semana Santa para vender todo tipo de artículos con la imagen de sus titulares, llaveros, medallas o pulseras

Como si del legado de un gran artista, cantante, músico o actor se tratara, las hermandades ofrecen estos días su propio merchandising para que tanto cordobeses y turistas se lleven un recuerdo de la Semana Santa de Córdoba. Los puestos se colocan en la puerta de las iglesias de la capital y los cofrades se acercan a comprar la foto con la imagen de la Virgen, el llavero con el escudo de su cofradía o la banderita para el coche. Y es que hay de todo. Las hermandades se han dado cuenta de que aquí hay negocio y aprovechan para “sacar al mercado” las insignias de sus titulares grabadas en los más diversos objetos. Ya no son sólo fotos, sino que las imágenes ilustran desde llaveros a pisacorbatas o pulseras. 

Todos estos artículos suponen una fuente de ingresos extra para contribuir a los gastos a los que tienen que hacer frente las cofradías cada año. Las bandas de música, los estrenos e incorporaciones al patrimonio de la hermandad son, en parte, sufragados por los ingresos que se realizan durante la Semana de Pasión.

El entorno de Capitulares y San Pablo, hasta llegar a San Andrés, es uno de los ejes que concentra más devotos, por su cercanía a la Carrera Oficial. Ayer, la hermandad de la Expiración colocó su mesa en las puertas de la iglesia de San Pablo para ofrecer una amplia gama de este merchandising cofrade. Fotos a un euro, libros para rezar el rosario por cuatro y llaveros con la foto del Cristo a cinco euros. La variedad llega hasta los complementos, pues también se venden pulseras por cuatro euros. Los más devotos encuentran rosarios por cantidades que oscilan entre los diez euros si es de cristal o cuatro si es de plástico. Son en su mayoría turistas los que se sucumben a este marketing durante estos días, aunque también cordobeses que vienen de la provincia y se van a casa con la estampa de algunas de las imágenes con más arraigo de la capital. “Vengo todos los años a ver a la Esperanza, la Paz y los Dolores, porque son las que más me gustan de Córdoba y siempre me llevo un recuerdo de cada una de ellas”, comentaba ayer María Valdecantos a las puertas de San Pablo, una sevillana nacida en El Carpio, fiel a la cita de la Semana Santa cordobesa.

En la calle San Pablo, la hermandad de las Angustias –que este año celebra su 450 aniversario– también instaló su mesa para recaudar fondos. Las banderitas para el coche, por sólo un euro, fue uno de los artículos más vendidos;_pero también había medallas de plata para el carrito de los bebés por 30 euros. Por supuesto, no podían faltar los llaveros o los rosarios por ocho euros, aunque las Angustias incorporó a su muestrario un CD de la Banda Círculo Cultural Calíope de Fernán Núñez que atrajo la atención de los fieles que se encontraban en las inmediaciones de San Pablo. Además, el libro con las principales experiencias de la cofradía durante sus 450 años de vida también se hizo un hueco entre los artículos vendidos. Rafael Navarro se llevó una banderita para el coche y un rosario “para regalárselo a mi madre”, que vive desde hace muchos años en Madrid, aunque “es de Córdoba”, explicó.

La primera hermandad en hacer su estación de penitencia esta Semana Santa, la Borriquita, también aprovechó su exclusividad para vender las fotos de sus titulares que, en el paso del Señor en la burra incorporaba la nueva talla de una mujer hebrea. Además, la mayoría de las cofradías reparten fotos durante la estación de penitencia a los fieles que acompañan la procesión. La necesidad apremia.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios