Un tercio de las enfermedades infantiles se asocian a factores medioambientales

  • La exposición de los menores a la contaminación aumenta el índice de patologías pulmonares

El 30% de las enfermedades infantiles están asociadas factores medio-ambientales, como la polución, el tabaco, la contaminación del aire, la falta de saneamiento, el uso de combustibles sólidos para cocinar en el interior de las casas o el uso de pesticidas, según ha informado la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR). En palabras de su presidente, el doctor Julio Ancochea, "los niños son especialmente vulnerables a las condiciones medioambientales y su exposición a la contaminación puede contribuir a aumentar la mortalidad, la morbilidad y la discapacidad infantil. Por este motivo, es importante que el personal sanitario reconozca y evalúe estos factores y prevenga las enfermedades relacionadas con el medioambiente".

Por su parte, la coordinadora del Área de Medioambiente y Enfermedades Respiratorias de SEPAR, la doctora Cristina Martínez, refiere como ejemplo el estudio que, publicado en The Lancet y elaborado por investigadores de la Universidad del Sur de California (Estados Unidos), "advierte que los niños que viven a menos de 500 metros de las autopistas o grandes zonas de tráfico son susceptibles de sufrir una sustancial perdida de capacidad pulmonar a los 18 años, un déficit que arrastrarán durante toda la vida".

En este contexto, debe tenerse en cuenta que la capacidad pulmonar de los menores que viven cerca de los grandes vías de trafico es un 3% menor que la de los que residen a 1.500 metros, siendo la causa es la toxicidad de los motores diesel. Además, la reducción de la función pulmonar infantil es un conocido factor de riesgo en el desarrollo y empeoramiento del asma y el posterior desarrollo de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

Según explicaron los expertos, los pulmones no están desarrollados al nacer. Tampoco cuando el niño alcanza los 8 años de edad, sino que se desarrollan en torno a su 18 cumpleaños, por lo que la salud de este órgano puede verse especialmente alterado por los factores contaminantes del aire con efectos respiratorios agudos durante la niñez, que pueden desembocar en enfermedades respiratorias crónicas en la edad adulta.A este respecto, el número de años de vida sana perdidos por habitante debido a factores de riesgo medioambiental es aproximadamente cinco veces mayor entre niños hasta los cinco años que en la población general.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios