Para el avance, trabajar con la donanción viva y el órgano a dos partes

  • Desde el primer trasplante hepático en 1990, en el Virgen del Rocio se han realizado 717

El primer trasplante hepático en Andalucía fue en 1990 y lo realizó el especialista Ángel Bernardos en el Hospital Universitario Virgen del Roció de Sevilla. "El grupo de trabajo estaba gestándose desde 1986 pero por problemas burocráticos y de confianza en la factibilidad terapéutica del trasplante costó mucho consolidar su práctica", explica el pionero Bernardos quien creó la Unidad de Hepatobiliopancreático y trasplante de hígado en el hospital.

En sus comienzos el programa hacía una media de 12 ó 13 operaciones al año, hasta que en 1997 se consolidó a más de 40 ó 45 trasplantes anuales. El doctor Miguel Ángel Gómez, actual jefe de la unidad desde el 2007, hacía el Mir cuando entró en el equipo de Bernardos. Hoy, Gómez es un discípulo convertido en maestro que según los pacientes está a la altura de su sucesor tanto en lo profesional como en lo humano.

"Desde su creación la unidad ha hecho 717 trasplantes de hígado. En el 2007 realizamos 63, y en lo que va de 2008 hemos hecho 55", explica Gómez. Los motivos de este aumento en el número anual de intervenciones los relaciona con que, "por un lado hay más profesionales formados y consolidados en la especialidad. Además nuestro equipo es multidisciplinar con anestesistas, hepatólogos, intensivistas, cirujanos y altamente motivado", manifiesta. Entre otras de las causas, "el hecho de que hoy se confía en la capacidad terapéutica del trasplante para una enfermo hepático". Este tipo de trasplante se realiza en Sevilla, Málaga, Córdoba y Granada. Además, "en Andalucía la actividad está cogiendo terreno respecto a España. En el 2007 la unidad sevillana fue la cuarta de todo el país en número de trasplantes, se valoró respecto a 25 grupos aproximadamente", describe Bernardos.

Entre los avances conseguidos en esta práctica, también destaca "que se ha acortado el tiempo de la operación, de las 8 ó 10 horas de antes a una media de 5 actualmente", dice Gómez. En cuanto al tiempo de espera de la recepción de un órgano, el actual jefe de unidad señala que "si bien el índice de donación es bueno en España, la lista de los receptores crece desproporcionadamente". En consecuencia, Gómez defiende que no sólo hacen falta más donaciones si no trabajar en alternativas como "la donación en vida, o dividir el órgano en dos partes para que haya trasplantes en dos personas. Son pciones reales por las que hay que apostar ".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios