La producción agraria creció un 3,2% el pasado año hasta los 1.133 millones

  • El olivar es la base del campo cordobés al representar más de la mitad del valor económico de lo que produce anualmente · Los precios de los cereales, las leguminosas y el girasol acabaron disparándose

Corren buenos tiempos para el campo cordobés, según se desprende del balance que de la producción agraria de 2007 realizó ayer el delegado provincial de Agricultura, Francisco Zurera. El hombre de Isaías Pérez Saldaña en Córdoba apuntó que esa producción creció un 3,25 por ciento con respecto a la de 2006, "hasta alcanzar el máximo histórico de los 1.133 millones de euros", aseveró. "Es más, los últimos cuatro años han sido de constante crecimiento, con lo que la producción agraria cordobesa se ha incrementado desde 2003 en un 30,5 por ciento", añadió.

Ese crecimiento del último año se debe, sobre todo, a las producciones agrícolas -que representan el 79 por ciento del total con 896,5 millones de euros y que han aumentado un 4,1 por ciento-, ya que la producción ganadera se mantiene -representa el 21 por ciento del total con 236,8 millones de euros-.

"La importancia del olivar vuelve a ser muy significativa en la aportación a la producción agraria", destacó Zurera. De hecho, el olivar representa el 53 por ciento del total después de un crecimiento anual del 4,5 por ciento y alcanzando un volumen económico de 600 millones de euros. "La cosecha ha sido mejor que la de la temporada anterior, lo que ha venido a compensar la bajada de los precios", apuntó el delegado de Agricultura, quien recordó que esa cosecha de aceite de oliva se ha situado en las 233.000 toneladas "y la media del precio del litro fue de 2,46 euros con pocas oscilaciones. Eso quiere decir que tuvimos un precio razonable respecto al consumo". Zurera también recordó que Córdoba cuenta con entre el 20 y el 25 por ciento del olivar andaluz "tras Jaén, que acapara el 50 por ciento, mientras que el resto se lo reparten las otras provincias".

El resto de cultivos están a años luz del olivar en lo que a repercusión en la producción agraria se refiere. Así, los cereales representan el nueve por ciento, mientras que las hortalizas, flores y ornamentales el siete -hasta alcanzar los 75 millones de euros-; los frutales, el cinco -52 millones-, los cultivos herbáceos y los industriales, el dos; y el viñedo apenas el 1,5 por ciento. "El viñedo alcanzó los 17 millones de euros de valor económico, lo que supuso un ocho por ciento de incremento con respecto a 2006 y las expectativas que ha levantado la variedad pedro ximénez [PX] ha motivado que por primera vez, en los últimos 20 años se hayan presentado en la Delegación más solicitudes de plantaciones de viñas que de arranques", subrayó el responsable de Agricultura.

También 2007 se caracterizó por un fuerte incremento de los precios de los cereales, las leguminosas y el girasol, lo que se ha traducido en que el valor económico total de estos herbáceos se haya situado en los 228 millones de euros. Ese aumento de los precios de los cereales, en gran medida debido a la demanda de materia prima para los biocombustibles, ha sido generalizado en todo el territorio español, lo que ha supuesto también un importante incremento del coste de los piensos.

En cuanto a algodón y remolacha, su peso es cada vez menor como consecuencia de la aplicación de sus nuevos regímenes de ayudas. La superficie de remolacha ha quedado reducida a sólo 55 hectáreas, prácticamente testimonial, y la de algodón ha descendido más de un siete por ciento. Zurera defendió que el agro industrial cordobés está preparado para seguir creciendo y para competir en materia de comercialización con cualquier otro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios