La nieve sorprende a la Subbética

  • Una copiosa nevada alcanza el corazón de la Sierra de Cabra, donde la Guardia Civil llegó a cortar el acceso a la ermita · En Priego y Rute el frío formó placas de hielo

Comentarios 2

No es extraño que nieve en las sierras de la provincia de Córdoba. Ocurre casi todos los inviernos y sobre todo en los puntos más altos de la Subbética, con alturas superiores a los 1.400 metros. Lo que no es normal es que lo haga en el mes de noviembre y cuando el invierno aún no ha comenzado de forma oficial y el otoño lucha por despedirse. Por eso, ayer la Sierra de Cabra y los picos de toda la Subbética lucían un blanco al que no están acostumbrados, máxime cuando los jornaleros siguen cogiendo aceitunas en los olivares más altos de la zona y son incapaces de relacionar sus recuerdos de recolección de aceitunas con la caída de copos de nieve.

Ayer, la nieve sorprendió a la Subbética, principalmente a los vecinos de Cabra. Sobre las 12:00, una intensa cortina de niebla cubría las faldas del Picacho de Cabra, donde duerme la patrona de la ciudad, la Virgen de la Sierra. Tras ese opaco tapiz, la lluvia que caía sobre Cabra se transformaba en copos de nieve a una altura de entre los 650 y los 750 metros sobre el nivel del mar.

En la Sierra de Cabra, la nevada fue tan intensa e inesperada que la Guardia Civil cortó al tráfico el acceso a la carretera de la ermita, la CO-6212. Según fuentes del servicio de emergencias del 112-Andalucía, se tomó esta decisión en previsión de que subieran al Picacho de Cabra -situado a más de 1.250 metros de altura- docenas de coches y que "en una nevada posterior pudieran quedar atrapados". De hecho, en las curvas de esta carretera, se acumulaba una nevada de hasta cinco centímetros de grosor que impedían el acceso a partir de los primeros kilómetros.

Abajo, la nieve también afectó al puerto del Mojón de Cabra, en la carretera A-339 que une a la ciudad egabrense con Priego de Córdoba. Sin embargo, la intensidad de la nevada en este punto fue más leve y la Guardia Civil no se vio obligada a poner restricciones al tráfico, que circulaba con las precauciones habituales.

De este punto se divisaba un panorama espectacular, ya que todos los picos de la Subbética habían sustituido el blanco intenso por un blanco que simulaba ser oscuro por la presencia de docenas de olivos. En Priego y Rute, el panorama era similar. En estos dos municipios no llegó a nevar, pero sí que se formaron placas de hielo. Por la tarde, cuando se despejaba de forma ocasional el día -que estuvo muy nublado- se observaban unos picos de color blanco. Ni los más viejos del lugar recordaban que estas alturas se hubieran vestido de nieve tan pronto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios