La nieve llega a última hora a Los Pedroches

  • Apenas cuajó debido a las lluvias del fin de semana, aunque algunas carreteras presentaban placas de hielo en el asfalto

Comentarios 1

Ayer no era el día previsto para esperar la nieve. Los cordobeses habían asumido ya que el deseado manto blanco por estos lares no llegaría, sobre todo después de una jornada de sábado muy fría, pero que sólo dejó agua -casi bendita para el campo- y un día muy desapacible. Mientras que casi todo el mundo se consolaba con las imágenes de copos congelados en el norte del país, la nieve llegó por sorpresa, cuando ya nadie la esperaba, a parte de la comarca de Los Pedroches.

Apenas eran las 17:00 cuando empezaron a notarse los primeros copos, sobre todo entre los valientes que ayer se acercaron al estadio de San Miguel de Villanueva de Córdoba para animar a su equipo. No fue una nevada continua, sino que vino en forma de irregulares precipitaciones. Sólo era cuestión de esperar y, en apenas una hora, los tejados y calles de la localidad jarota se volvieron blancos, como no se veían desde febrero de 2007.

Los pequeños, que son los más impacientes en estos casos, tuvieron que esperar un rato, ya que la nieve no cuajaba debido a las lluvias de las últimas 48 horas. No obstante, su paciencia tuvo el premio de poder disfrutas, al menos durante un tiempo, del placer que proporciona jugar con pelotas realizadas con nieve.

Casi como llegó, sin hace ruido, el manto blanco se fue diluyendo poco a poco de las calles de Villanueva de Córdoba, si bien el efecto del frío sí se ha dejado notar en las carreteras de la zona, que quedaron con importantes placas de hielo en algunos puntos que dificultaron la conducción, sobre todo en la vía que une la localidad jarota con Pozoblanco y en la carretera a Cardeña, una población abonada a las nevadas cuando bajan las temperaturas pero que ayer se quedó sin ella.

De otro lado, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) prevé para hoy en la provincia de Córdoba cielos poco nubosos con algunos intervalos nubosos y posibilidad de algún chubasco débil y muy aislado. Los vientos soplarán de componente oeste flojos o moderados y se esperan heladas débiles, mientras que las temperaturas nocturnas experimentarán un descenso ligero o moderado hasta 2 grados y las diurnas se mantendrán sin cambios significativos, en torno a 11 grados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios